País de memes, desmemorias y serviles| Opinión

Por: Alexis Ponce / defensor de DD.HH.

Indignan los memes inculpatorios masivos en la red social contra la masa ovejuna, a propósito del más que anunciado repunte de contagios, mundial y criollo, en los que antes exculpaban al desclasado de Moreno y a su ministro Mengele, y en los que hoy exculpan a los elitistas Lasso, su vicepresidente ex gerente del privado hospital Metropolitano y su ministra.

En memes mediocres, manipuladores y facilistas que la gente sin conciencia ni pensamiento propio difunde sin reflexión alguna, citan -como ya antes lo hicieron en el 2020 y 2021- que toda la culpa del masivo contagio actual y del avance del Ómicron y Delta en el país de los memes, es «por culpa de los fiesteros de diciembre y la desobediencia.»

¿»Desobediencia»?… ¡Qué palabreja tan curuchupa y servil, mal usada desde la atávica cultura del castigo bíblico a nuestros días!

Por si no lo saben los autores cínicos de tanto meme inculpatorio barato, ignorante y manipulador: El 95% de contagios obedece a 4 factores:

1) Al sistema privado, impune y caduco, de transporte masivo, que NO es tocado ni por el gobierno, ni por los alcaldes (el miedo y los pactos serán poco), a pesar de que llevan como sardinas a la gente: nomás les reto a mirar en las paradas, los buses entre las 7h00 y 8h30 AM y después hablen;

2) Al caduco, explotador y ‘negrero’ sistema laboral ecuatoriano: «productividad» le llaman los de arriba, egoístamente felices con su americano estilacho de vida y sus grotescas ganancias en pandemia, quienes en sus discursos, medios y redes, se pasan inculpando a la ignorantona ciudadanía criolla, que también es igualita de ignorante y prepotente que la élite, sólo que sin plata. Inculpan a todo pata’l suelo, pero no a este inhumano, caduco y desorganizado sistema económico y de producción, del masivo contagio YA ESPERADO, pero NO PREVENIDO, que arrea como a ganado a decenas de miles de asalariados y trabajadoras, sin que las empresas tomen medidas patronales masivas de precaución sanitaria, PCRs semanales y protección de casa al trabajo y de trabajo a casa, como lo hacen otras naciones menos embrutecidas y estupidizadas que ésta;

3) Al alegre y repugnante afán de codicia y de ganancia financiera -bancaria, por si no lo saben-, comercial y empresarial en Macondo (la alemana Merkel los habría sancionado hace tiempo por codiciosos), que a la población azuzó -otra vez más, como en el 2020 y el 2021- a lo experimento de Pávlov con los perros, hacia un enfermizo consumo, bárbaro y egoísta, mientras atizaba repetidamente las jaranas comercialistas y puentes vacacionales atroces, sin siquiera una sola eficaz medida alterna, como premios a los barrios más responsables, estados de emergencia en las más grandes urbes y toques de queda el 5 de diciembre, el 24 de diciembre, el 31 de diciembre o el 1 de enero, todo porque eran medidas impopulares -pero urgentes de ser resueltas-; todo para que la estúpida manada humana, en especial de las clases medias, arrase los supermercados, las Fybecas y supermaxis, y goce su mezquino quéchuchismo en cada fiesta y cada chiva, mientras los más vulnerables y conscientes esperamos, como desde el 2020, auto-aislados en casa, la estadística brutal de aumentos y epicrisis de hospitales y UCIs en el trimestre inicial del 2022.

Los Lassos, los Morenos, los Duques y Bolsonaros de Latinoamérica y el mundo, con el silencio de sus cajas de resonancia: los medios privados de comunicación, no tomaron la decisión de cerrar aeropuertos y vuelos: la bancocracia resolvió impedir vuelos desde ciertos países africanos, pero los muy sabidos no prohibieron los vuelos desde Europa ni las naciones anglosajonas, cuando Ómicron estaba ya en decenas de esos países. Y no les dio la gana ni de aumentar y preparar salas de emergencias y UCIs, ni de decretar que el sector privado de salud se moje el poncho y abra atenciones gratuitas o a precios muy bajos, cuando era urgente importar y aplicar (y ya critican a una prefectura local por haberlo hecho) PCRs masivos, como las naciones civilizadas sí lo han hecho. Y, encima, NO quieren confinamientos, ni siquiera graduales, ni sostenidos, como lo hacen ya decenas de países, porque primero está, es evidente, el capital, el lucro, la ganancia, lo que ellos llaman, y tú repites servilmente, «la economía», y solo después -y al final- colocan a los seres humanos más vulnerables, como los pobres, los adultos mayores, los pacientes de enfermedades catastróficas y los niños pobres a los que obligaron a acudir a clases, todo para contagiarse en el sector público estatal educativo, ahora suspendido, al que la élite desprecia y al cual no le entrega ni agua, ni jabón, ni alcohol, mientras mantiene abierta la escolaridad privada, pagable por la clase media y alta. Y,

4) A una sociedad egoísta e irresponsable congénita, hoy despreciable por su involución, que nunca fue educada ni formada para sentir ni ver por los demás. Es cosa de ver a la legión de las y los canallas sin mascarilla todos los días en calles, tiendas y edificios.

Así que, memes obedientes de esa catadura, son peor que fake-news, cuando cerebralmente estamos hechos (al parecer, no todos) para analizar y desmenuzar el por qué de las cosas. «La desobediencia causa contagios»: palabreja insultante con nuestras decenas de miles de muertos impunes desde el 2020.

Juré no volver a escribir sobre estas miserias de realidades, de políticas y políticos, de gobiernos y de paisito, y sobre unas élites tan de última, pero memes así obligan a salir al ruedo al más pacifista, porque la gente sin memoria ni dignidad olvida lo sucedido hace menos de dos años y sólo repiten, como loras sin cultura, la gangotenera discursiva de los de arriba.

Lean mi texto anexo, escrito a finales de noviembre del 2021, que lo publicaron dos medios digitales: ‘La Calle’ y ‘Periodismo Público’. Para que los lectores más sensibles (para los insensibles no escribo ni actúo) tengan más herramientas de análisis y no sigan creyendo y difundiendo cuentos infames para insoportables desmemoriados.

Mi tatarabuela les diría: «Si tu fuente de consulta no es un libro, sino un meme, estás peor que en la edad media».

Aquí el link con mi texto invocado, por el derecho a la memoria: 👇🏽

Lo último