Orlando Pérez recibe amenazas de muerte contra él y su familia

Quito, 20 ago (La Calle).- El periodista y director de Enclave política de Telesur, Orlando Pérez, denunció públicamente una amenaza de muerte que lo involucra a él y a su familia. El mensaje es de un usuario anónimo que dice «te estamos siguiendo a ti y a tu pipol» .

“Hay dos niveles en esta situación. El uno es que existe una campaña muy agresiva en redes sociales, tuits, enseguida aparecen trolls y uno que otro ciudadano bien identificado que fastidian, amenazan. Este linchamiento no ha parado, sigue constante mente. Por otro lado recibí llamadas amenzantes en determinados momentos. Se intensificaron los días posteriores al 11 de abril cuando terminó la segunda vuelta y ahí comenzaron a fastidiar”, explicó el periodista a Radio La Calle.

Las llamadas dicen cosas como “ya llegó tu hora, ahora van a pagar bien caro”. Sin embargo, Pérez no puso mucha atención a esas palabras porque en su mayoría eran trolls que también lo atacaban en Twitter. “En las últimas semanas recibí dos llamadas medias raras que preguntaban dónde estoy y qué hago. Yo bloqueé los números que eran desconocidos. La de hoy ya me preocupó porque incluso ponen una foto de mis hijas. Ese lenguaje parecido al de los paramilitares  colombianos”.

Además de la denuncia pública, el periodista dejó constancia en la Fiscalía por intimidación. “Sospecho que aparecen por la investigación que estoy haciendo e involucra a varios personajes. Por las ofensas también puse una denuncia contra un personaje público que no diré hasta que la denuncia esté registrada”.

No es la primera vez

Orlando Pérez recibía amenazas anteriores al gobierno de Guillermo Lasso. “En otras ocasiones no hice tanto escándalo ni bulla porque como estaba el gobierno de Rafael Correa, pero estas amenazas no han parado. Yo lo denuncié  a la ministra María Paula Romo en su momento y tampoco me hizo caso. Fue el exasambleísta de CREO, Roberto Gómez que denunció que le pincharon los teléfonos y si le hicieron caso cuando yo lo denuncié primero”.

Lo último