Por: Pamela Aguirre

Aparecieron los “denunciólogos” de la falsa consulta popular del “7 veces sí”, impulsada por el régimen de Lenín Moreno, ahora conocida como la Consulta del ‘Arroz Moreno’. Sí, era inconstitucional y siempre estuvo viciada de corrupción ¿Nos sorprende ahora?

Una consulta mañosa: el artículo 104 de la Constitución dispone que: “en todos los casos de Consulta Popular se requerirá dictamen previo de la Corte Constitucional sobre la constitucionalidad de las preguntas propuestas”; el artículo 438, numeral 2 de la Constitución establece que: “la Corte Constitucional emitirá dictamen previo y vinculante de constitucionalidad en todos los casos de convocatorias a consultas populares de carácter nacional” y el artículo 441 señala que: “la enmienda de uno o varios artículos de la Constitución que no altere su estructura fundamental, o el carácter y elementos constitutivos del Estado, que no establezca restricciones a los derechos y garantías, o que no modifique el procedimiento de reforma de la Constitución, se realizará a través de una asamblea constituyente y no a través de una consulta popular o referéndum”.

Así, se dio paso a una implosión de la institucionalidad en nuestro país. La consulta nunca siguió el proceso y se envió directamente la convocatoria al Consejo Nacional Electoral, desconociendo el control de constitucionalidad obligatorio.

Pero también advertimos que la pregunta 3: “¿Está usted de acuerdo con enmendar la Constitución de la República del Ecuador para reestructurar al Consejo de Participación Ciudadana y Control Social, así como dar por terminado el periodo constitucional de sus actuales miembros, y que el Consejo que asuma transitoriamente sus funciones tenga la potestad de evaluar el desempeño de las autoridades cuya designación le corresponde, pudiendo, de ser el caso, anticipar la terminación de sus periodos, de acuerdo al Anexo 3?”, pretendía crear un Consejo de Participación Ciudadana «transitorio», cuyos integrantes tendrían poderes no contemplados en la Constitución, como destituir a las autoridades de otras funciones.

¿El resultado? más de 40 autoridades fueron cesadas de sus funciones en los primeros 15 meses del gobierno de Moreno.

Ese ‘siete veces sí’, que falsamente se amparaba en que lucharía contra la corrupción, se convirtió en la madriguera, donde bajo los plenos poderes otorgados al Trujillato, se nombraron a nuevas autoridades de control, que solo sirvieron para ser controladas por Moreno, encubriendo cientos de denuncias de corrupción que dieron como resultado lo que ahora vivimos. Resulta que este régimen halló el camino perfecto para aniquilar el Estado de Derecho, que nos costó 10 años reconstruir.

No se hagan los sorprendidos ante todas las artimañas corruptas que utilizaron para que la gente no conozca la propaganda por el NO, que a pesar de ser autorizada por el Consejo Nacional Electoral, varios medios se negaron a pasar.

No se hagan los sorprendidos, si ustedes avalaron la utilización de los delitos sexuales contra niños, niñas y adolescentes para hacer la campaña por el SÍ, tratando de ocultar con esa pregunta, la verdadera intención de la consulta. ¿Recuerdan a los medios de comunicación cambiando el orden de las preguntas para confundir a la ciudadanía?
Los millonarios gastos de la consulta lo denunciamos ante varios organismos internacionales, que ahora también se harán los sorprendidos.

La consulta siempre fue de la partidocracia, curiosamente ¡sorprendida! Lasso, Nebot, Rodas, Gutiérrez, Abdalá…orquestaron, publicitaron, apoyaron, votaron y cocinaron el Arroz Moreno. Ustedes también son parte de este debacle, del que ahora fungen de fiscalizadores, cuando han dicho SÍ -desde un principio- a la componenda y al reparto.