Colombia Iván Duque - Maduro

Quito, 18 ago (La Calle).- En lo que va del año 2020, la oficina para los Derechos Humanos de la ONU en Colombia registró 33 masacres e investiga los asesinatos de 97 de defensores de derechos humanos, dando paso a revisar los procesos de paz que se llevan en el país.

Colombia un país que viene años librando una lucha contra el narcotráfico, la guerrilla y el paramilitarismo, vuelve a vivir episodios de terror. Esto tras conocer las tragedias ocurridas en Cali y Nariño, donde asesinaron a 14 adolescentes. De los crímenes se desconoce el móvil y los autores materiales, pero se presume que el caso tendría que ver con ajustes de cuentas.

En su cuenta de Twitter, la Oficina de Derechos Humanos condenó los asesinatos de los adolescentes y mencionó que podría tratarse de grupos de delincuencia organizada, que tienen relación con el narcotráfico.

Además, solo en el primer semestre del año, Colombia registra 41 excombatientes de las FARC asesinados. Según, Stefan Peters, para DW, los móviles detrás de los asesinatos varían y el Gobierno no ha podido esclarecer los motivos de las muertes.

«La violencia se concentra en regiones apartadas, va dirigida sobre todo contra la población socialmente vulnerable”, y según el análisis del académico es ejecutada por actores que luchan por el control territorial, que incluso involucra a funcionarios estatales. Además, según Peters, «hay nuevas dinámicas de violencia y, sobre todo, ha habido crueles asesinatos de jóvenes». Pero también, hay violencia contra activistas políticos y exguerrilleros de las FARC.

Duque no aporta en el proceso de paz

Según Sabine Kurtenbach, el gobierno de Iván Duque no habría prestado la importancia necesaria a los procesos de paz. Incluso destacó que existen alrededor de 7.000 excombatientes de las FARC se desarmaron. Desde el principio, el mandatario intentó reestructurar los acuerdos para la paz, por lo que se retrasaron las acciones desde el Estado para continuar con los procesos.

Lejos de ser el fin de los conflictos armados en Colombia, la nueva dirección del Gobierno es acusada de no tener voluntad política dentro los violentos casos registrados en el país cafetero. Según Peters, parecería que en los intereses del Gobierno de Duque no está la protección de las personas afectadas, el conflicto armado y el proceso de paz. (AB)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *