María Isabel Salvador: México y Guatemala son perros guardianes de EE. UU. en migración

Redactor, Julio Romero

Quito, 18 de sep, (La Calle). – El pedido de visa a viajeros ecuatorianos anteriormente de México y ahora de Guatemala, genera fuertes críticas de María Isabel Salvador, ex representante de Ecuador ante la ONU.

El Instituto Nacional de Migración de Guatemala, acaba de colocar a Ecuador en categoría Tipo C, es decir, que las personas que migren hacia ese país deberán presentar una visa.

El Ecuador tenía consideración de categoría Tipo A, en el cual, no se requería visa para los a los viajeros.

Esta medida se tomó luego de que hasta el momento se ha prohibido el ingreso a 457 ecuatorianos que buscaban viajar al país centroamericano para avanzar a México y posteriormente a los Estados Unidos.

Las situaciones de vulnerabilidad, desempleo y pobreza que atraviesan muchos ecuatorianos generan una impresión negativa a nivel internacional.

Para María Isabel Salvador esta situación tiene influencia principalmente de los Estados Unidos, que pretende evitar que los migrantes ecuatorianos traspasen las fronteras norteamericanas.

Este pedido de Guatemala has dio porque ha descubierto una red de coyoteros que se aprovechan de la situación de los viajeros, a los que mediante engaños, les ofrecen llegar al Estado guatemalteco.

Vivimos otra realidad

Para María Isabel Salvador, la indiferencia por parte del Estado ecuatoriano acerca de la condición difícil de muchas personas en situación de vulnerabilidad es la causa de esta nueva ola migratoria.

Si bien el gobierno de Guillermo Lasso ha tenido un acertado plan en el proceso de vacunación, otras circunstancias adversas como la seguridad, y la falta de empleo, impactan gravemente en el buen vivir del ecuatoriano.

La esperanza de muchos compatriotas ecuatorianos es progresar en otra nación donde sí tenga oportunidades.

El aumento mensual del precio de los combustibles, los casos de sicariato y violencia en las cárceles del país, son razones evidentes ante las que el gobierno parece no inmutarse.

Lo último