Quito, 30 oct. (La Calle).- Atrás del monitor, un crucifijo, una pared vacía y fotografías de una familia ahora incompleta. Al frente, compareciendo ante la Asamblea Nacional, Imelda Rivera, madre de Marco Otto, quien pereció a manos de la Policía Nacional en octubre del 2019. “Póngase la mano en el pecho y actúen con justicia”, exigió Rivera a los asambleístas.

La tarde del 7 de octubre del 2019, Marco Otto se despidió afectuosamente de su madre. Deseaba sorprenderla por la tarde, con un par de pantalones nuevos. Salió. Dispersó con su entusiasmo las nubes de gas tóxico y humo de llantas que inundaban a la capital esa tarde. Caminó.

En el puente del Mercado de San Roque, Marco Otto se detuvo. A su lado, estaba José Chaluisa. Juntos observaron, desde lo alto del puente, los embates que la Policía Nacional propinaba a decenas de manifestantes. Disparos. Perdigones. Gritos. Gas. Mucho gas.

De pronto, cuatro vehículos motorizados de la Policía Nacional aceleraron sobre el asfalto caliente, desordenando los despojos de caucho quemado.  Las motos persiguieron a los dos jóvenes. Marco, por una discapacidad que lo aquejaba desde hace años, no pudo correr con suficiente rapidez. Cuando se dio cuenta, las cuatro motos, cabalgadas por los miembros de la fuerza pública, lo empujaron hacia el vacío.

La muerte recogió a Marco Otto Rivera, horas después. Al calor del amor y las lágrimas de su madre, en una casa de salud capitalina.

Comparecencia en la Asamblea

Así relató los hechos Imelda Rivera, pausando su narrativa para apaciguar el llanto o para interpelar a los asambleístas.  “Él no fue un vándalo, no fue un ladrón”, aclaró Rivera. “Señores asambleístas, pongan su mano al corazón, deben tener esposa, deben tener hijos … A ustedes los elige el pueblo, ¡para que hagan justicia!” exigió Rivera.

“No lo hagan solo por mí, háganlo por la humanidad, por nuestros hermanos indígenas, por la gente que salió a protestar por necesidad”, cerró la madre de Marco Otto. (JEB).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *