Quito, 24 jul (La Calle).- La corrupción en la Asamblea Nacional no solamente se da en componendas con funcionarios del Ejecutivo sino también a través de extorsiones a funcionarios públicos en varias ramas esenciales para el Estado. Ese es el caso de Ricardo Quintero, al que, en 2015, despidieron de su cargo de odontólogo en la zona ocho del Ministerio de Salud Pública.

“Yo tenía que pagar USD 2.500 anuales y USD 250 mensuales a la madre de la asambleísta Guadalupe Salazar”, indicó Quintero a la prensa.

Este caso no es único, varios funcionarios de esa zona del MSP denunciaron que eran extorsionados por Guadalupe Cedeño, madre de la legisladora quien a su vez es esposa de Luis Gutiérrez, exdirector distrital de Salud Zona 8 que, según un informe del nuevo director, habría realizado compras de insumos médicos con supuestos sobreprecios.

Un funcionario de esa zona contó a un medio local que entregó USD 1000 de entrada y USD 100 mensuales para continuar con el trabajo. La cifra mensual no era fija, algunos entregaban USD 60 u 80, otros USD 100 o más de USD 120 al mes.

Actualmente, Guadalupe Salazar ocupa una curul en la Asamblea por Alianza PAIS. Por el momento, no ha dado declaraciones públicas y su abogada remitió una carta diciendo que los testimonios y el informe tendrán que ser probados, de lo contrario afectarían el buen nombre de la madre de la asambleísta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *