Lucio Gutiérrez va por su cuarta carrera hacia la presidencia

«Sí, sí, sí, sí, vamos nuevamente a dejar la tranquilidad de nuestro hogar, de nuestras actividades personales para nuevamente incursionar en la actividad política», con esa frase, el expresidente Lucio Gutiérrez confirmaba su precandidatura a la Presidencia de República para las elecciones generales de 2021.

Se trató de una entrevista que mantuvo con la agencia internacional de noticias EFE el pasado 10 de febrero de 2020. De confirmar su candidatura, el exmilitar correría por su cuarta carrera hacia el sillón de Carondelet.

Cargos públicos

Con el 54,79% de votos válidos, el 24 de noviembre de 2002, Gutiérrez ganó las elecciones presidenciales desplazando al empresario Alvaro Noboa. Pero el cargo duró poco más de dos años, entre el 15 de enero de 2003 y el 20 de abril de 2005.

Acusaciones de corrupción

Las razones no eran menores. A poco de cumplir nueve meses en el cargo, el expresidente colombiano, Álvaro Uribe, declaró que miembros del Ejército ecuatoriano habían vendido el armamento del país a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). En efecto, en Ecuador una gran cantidad de armamento desapareció para esas fechas. A los sospechosos se les ordenó la justicia militar, pero la cúpula de las Fuerzas Armadas negó la revelación de los nombres.

Después, el Ministro de Desarrollo Humano, Patricio Ortiz renunció al cargo al verse envuelto en acusaciones que lo involucraban en corrupción y sobreprecios en insumos para socorrer a pobladores indígenas afectados por las erupciones del volcán Tungurahua.

Posterior a las elecciones seccionales de 2004, la justicia ecuatoriana abrió una investigación en contra del mismo presidente Gutiérrez. El Primer Mandatario supuestamente había utilizado recursos públicos en apoyo del Partido Sociedad Patriótica para beneficiar a sus candidatos.

Fue en ese año que además abrieron investigaciones por corrupción en contra de los ministros de Gutiérrez. Principalmente contra los titulares de Bienestar Social y Vivienda.

Ante la presión política en su contra que brevemente acrecentaba la negatividad en la opinión pública, el presidente visitó los cuarteles militares y policiales para ofrecerles un aumento económico de sueldo.

Esa no fue la única estrategia. Pacifictel (empresa previa a la actual Corporación Nacional de Telecomunicaciones – CNT) estuvo en el ojo del huracán cuando sus directivos despidieron a más de cien trabajadores para usar esas partidas en beneficio de los simpatizantes del PSP.

En 2004 ya fue evidente la oposición del Partido Social Cristiano en contra de Gutiérrez. Así, su máximo líder, León Febres-Cordero intentó iniciar un juicio político para destituirlo del cargo.

Lo último