POSESIÓN DEL PRESIDENTE ELECTO LENIN MORENO

Por Sebastián Tamayo  / @tamayo95se

En el transcurso de las últimas semanas, hemos observado que la ortodoxia del morenismo va más allá de lo que podíamos imaginar. Quizá se trate de “acuerdos de gobernabilidad”, el capítulo siguiente del gran reparto o simplemente de nuevos socios que necesitan vacilar en el Ejecutivo. Me refiero a Mauricio Pozo y Alberto Dahik.

Aquel fenómeno de los reciclados no es nuevo en Moreno pues, instauró su gobierno con los reciclados de la tradicional partidocracia; aquellos que entre insultos y maletines se repartían el país. Así se consumó el pacto con los Bucaram, los dos actores antes mencionados e incluso con la nueva vicepresidenta, cuyo pasado remonta a Gustavo Noboa y Alfredo Palacios (posesionado por Cynthia Viteri).  

Mauricio Pozo, un economista muy cercano al sector bancario, presidió la cartera de finanzas en la época de Gutiérrez. En el 2017, fue candidato a vicepresidente junto a Cynthia Viteri por el Partido Social Cristiano. Alberto Dahik fue ministro de finanzas y asesor económico de Febres Cordero, vicepresidente de Durán Ballén, cargo que tuvo que abandonar por acusaciones en su contra: corrupción.

Al parecer, las condiciones para formar parte del selecto grupo de reciclados de Lenín Moreno radica en ser conservador y tener algún vínculo con el socialcristianismo.   

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *