Apoya a Radio La Calle ($2,00)

Los presuntos sicarios de Villavicencio fueron hallados ahorcados en el pabellón 7

Quito, 7 oct (La Calle). – Los seis presuntos sicarios de Fernando Villavicencio asesinados en la Penitenciaría del Litoral fueron ahorcados, según los medios internacionales El Tiempo y El País.

Los implicados en el magnicidio permanecían detenidos en el pabellón 7 de esa cárcel, en Guayaquil. El SNAI informó que los reos muertos correspondían a los nombres de Jhon Gregore R., Andrés Manuel M., Adey Fernando G., Camilo Andrés R., Sules Osmin C. y José Neyder L.

Durante la noche del 6 de octubre, la Fiscalía inició una investigación por las acciones del SNAI, entidad encargada de los reclusorios, debido a que existía una orden de traslado de las PPL por temas de seguridad, pero no se cumplió.

La entidad de control levantó los cadáveres de los internos en “la Peni” para que se realicen las autopsias y se determinen las causas de sus muertes. Un jefe y dos guías penitenciarios fueron llevados a la Unidad de Flagrancia para que rindan sus versiones.

Detalles perturbadores

Según la versión del SNAI, las víctimas “no presentan signos de tortura ni heridas fruto de algún combate”, sin embargo, aparecieron ahorcados. Hasta el cierre de esta nota se desconoce las causas de sus muertes.

Por otro lado, los cadáveres de los reos fueron encontrados en el pabellón 7, pero desde un inicio habían sido ubicados en el pabellón 9 y hace cinco días los cambiaron al 10, según fuentes policiales que revelaron a El País.

Los asesinatos se produjeron el mismo día que -en rueda de prensa- el ministro del Interior, Juan Zapata, declaró que el informe sobre el caso Villavicencio estaba listo. El escrito recomienda la desclasificación de la información, pues a criterio de Zapata no hay nada que esconder. Sin embargo, aclaró que el sigilo está a cargo de la Secretaría de Seguridad.

Asimismo, este sábado culminaba el tiempo de instrucción fiscal contra las 13 personas acusadas como autores materiales del político de 59 años. No obstante, aún se desconocen los autores intelectuales, por lo que el Departamento de Estado de EE.UU. ofreció una recompensa de hasta USD 5 millones a quien dé información que pueda facilitar con la localización y detención de las cabezas del magnicidio.

Gobierno inútil

Cuando la masacre ocurría en ‘la Peni’, el presidente Guillermo Lasso se encontraba en Nueva York atendiendo temas de carácter “personal y familiar”, por lo que hizo uso de una licencia sin remuneración el 5 y 6 de octubre.

Además, después de este viaje se tenía previsto que vaya a Seúl, Corea del Sur por una reunión bilateral con el presidente de ese país. No obstante, debido a la situación, decidió regresar al Ecuador para “atender la emergencia”.

La mañana de este sábado dispuso una reunión con el Gabinete de Seguridad, que ya empezaron a sesionar para “tratar la crisis en el sistema penitenciario”. Se espera que las medidas del régimen no se limiten a declarar estado de excepción únicamente, como lo suele hacer.