Publicidad spot_img spot_img

Apoya a Radio La Calle ($2,00)

Publicidad spot_img

Llegados de Ucrania sufrieron traumatismos, urgencias hipertensivas y otras complicaciones

Quito, 9 mar (La Calle).- La ministra de Salud, Ximena Garzón, informó este miércoles que los ecuatorianos llegados desde Ucrania sufrieron contusiones, estaban necesitados de vacunas y hasta vivieron una emergencia hipertensiva.

 “En los vuelos humanitarios provenientes de Ucrania hemos aplicado 127 vacunas. Realizamos 94 pruebas rápidas, atendimos 1 urgencia hipertensiva y 1 traumatismo de rodilla y contuvimos emocionalmente a 33 personas”, declaró Ximena Garzón.

Además, informó que una comisión en la que participaron 50 personas se encargó de la atención integral de los ecuatorianos que regresaron al país. Además, Garzón declaró que junto con la Secretaría de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación (Senescyt) elabora un plan para ayudar a los estudiantes a continuar sus estudios en el país.

“Nosotros estamos trabajando de la mano de la Senescyt para poder dar una solución a los estudiantes. Tenemos una planificación, apenas nosotros tengamos los detalles confirmados de cuáles son los pasos que vamos a seguir le daremos a conocer”, agregó la secretaria de Estado.

Tercer vuelo humanitario

El canciller, Juan Carlos Holguín declaró que se está preparando un tercer vuelo humanitario para otro grupo de connacionales que se encuentran fuera de Ucrania. Además, aseguró que trabajando con organismos internacionales para extraer a los ciudadanos que aún se encuentran en las zonas de conflicto.

“Estamos planificando un nuevo vuelo humanitario, estamos trabajando desde el día sábado en esa programación. Tenemos en este momento 166 ecuatorianos que esperarían por este vuelo”, declaró el canciller.

En los dos primeros vuelos fueron repatriados 449 ecuatorianos. A ellos se suman los siete que viajaron en el vuelo humanitario fletado por México, para un total de 456 evacuados. Además, los países en los que se refugian los ecuatorianos están en Polonia, Hungría, Eslovaquia, Rumania y Moldavia.

Publicidad