Lasso dispone renovar el estado de excepción en las cárceles del país

Quito, 29 nov (La Calle).- El presidente de la República, Guillermo Lasso dispuso renovar el estado de excepción en todos los centro de privación de la libertad (CPL), en respuesta a los hechos violentos suscitados en semanas pasadas en varias cárceles del país.

La Secretaría General de Comunicación de la Presidencia publicó un comunicado con la disposición del primer mandatario.

Mediante el Decreto Ejecutivo número 276, dispuso renovar el estado de excepción en todos los centros de privación de libertad que integran el sistema de rehabilitación social a escala nacional, por el plazo de 30 días adicionales.

Está decisión tiene la finalidad de precautelar los derechos de las personas privadas de la libertad, como grupo de atención prioritaria, del personal del cuerpo de seguridad penitenciaria y de los miembros de la Policía Nacional, como controlar las circunstancias que han alterado el funcionamiento del sistema penitenciario, restablecer la convivencia pacífica, el orden y su normal funcionamiento. Según dicta el comunicado.

El decreto se ejecuta amparado en los artículos 164 y 165 de la Constitución, los que que autorizan al presidente decretan estado de excepción en caso de grave conmoción interna o calamidad pública.

Pasado estado de excepción

El pasado 18 de octubre, Lasso decreto Estado de Excepción en todo el territorio nacional, como parte de un Plan de Seguridad. Esto debido al incremento de los índices de delincuencia en el país. El decreto fue cuestionado por la Corte Constitucional, es así que se limitó la disposición a ciertas provincias, entre ellas: El Oro, Guayas, Santa Elena, Manabí, Los Ríos, Esmeraldas, Santo Domingo de los Tsáchilas, Pichincha y Sucumbíos. Además se lo redujo a un plazo de 30 días.

Según un informe del Estado durante el primer mes del estado de excepción, se reveló que las medidas tomadas “han servido para afectar las raíces que provocan los hechos delictivos”. Pese a este informe los hechos delictivos, muertes violentas, y amotinamientos en las cárceles continuaron.

Lo último