Guillermo Lasso
Sebastian Tamayo
Sebastián Tamayo

Circulaba por las redes un video que anunciaba sobre las preguntas frecuentes en cuanto al candidato Guillermo Lasso. Aquel insumo audiovisual fue nada más que una réplica de experiencias anteriores: una simple copia y pega de una campaña. La única diferencia, por efecto natural de las condiciones fue el idioma y el personaje pues, fue en español y el protagonista, en esta ocasión, fue Lasso.

En el afán de refrescar su imagen, el líder del movimiento CREO, expresó elementos conocidos, tales como su nivel de formación académica; su afán de identificarse con los jóvenes bajo la retórica “es viernes y el cuerpo lo sabe”; el nombre de su esposa y detalles mínimos de su estado de salud. La forma muy amena, pero, con respecto al fondo nos cuestionamos dos elementos esenciales. 

El Feriado Bancario

“Ya eso está berreado, que se inventen otra cosa los que tienen tanto miedo” fue la frase que emitió Lasso al respecto de su propio cuestionamiento. Detrás del feriado bancario, el nombre de Guillermo Lasso goza principal protagonismo.

Según reportes periodísticos del portal argentino Página 12, el líder de la alianza Creo y Partido Social Cristiano, está vinculado a la creación de al menos 49 empresas offshore entres 1999 y 2002. Y como las coincidencias no existen, en aquella ocasión Guillermo Lasso, incrementó su fortuna de 1 millón a 31 millones, efecto de la especulación durante el “berreado” feriado bancario.

Además de ello, la relación entre Mahuad y Lasso es para nada ajena.

Las empresas offshores

“Otra cosa berreada, no tiene ningún sentido”, fueron las palabras que expresó Lasso. En concordancia con lo expuesto en el apartado anterior, las offshore son de las cosas preferidas de Guillermo. Considerando que una de las principales características de los paraísos fiscales es su discrecionalidad, o encubrimiento de información, nubla el entramado de la fortuna del banquero.

Actualmente, y por el propio contexto electoral, la ruta de las offshores de Lasso, atan cabos con sus hijos, cuñados y otros familiares.  

Lee más artículos de opinión aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *