La tenencia de niños, niñas y adolescentes ya no recaerá de forma exclusiva en la madre

Quito, 11 de dic, (La Calle).-En sesión ordinaria de 24 de noviembre último, el Pleno de la Corte Constitucional, dentro de la causa declaró la inconstitucionalidad de los numerales 2 y 4 del artículo 106 del Código de la Niñez y Adolescencia.

Estos artículos hacen referencia a la preferencia materna al momento de confiar la tenencia de niñas, niños y adolescentes, bajo los supuestos establecidos en la ley.

En la sentencia, se analizó el derecho a la igualdad y no discriminación, el principio de interés superior de niños, niñas y adolescentes y la corresponsabilidad parental, dice la Corte Constituciónal.

El propósito es que los derechos de niños, niñas y adolescentes primen sobre los intereses de los padres. La Corte concluyó que las disposiciones impugnadas eran discriminatorias, por lo que las expulsó del ordenamiento jurídico.

Por esa razón, se esgrimieron parámetros para evaluar, caso por caso, el encargo de la tenencia de NNA.

Combatir estereotipos

Esta sentencia apuesta a la necesidad de combatir estereotipos de género y la desigualdad en el ambiente doméstico, buscando el cumplimiento de la corresponsabilidad parental.

Al constatar que la justificación de la norma impugnada es la protección de la mujer ante la violencia vicaria de género, la Corte reconoció que ella se traduce en “eventos […] extremadamente alarmantes”.

Por tanto, entre otros parámetros, establecido que, para encargar la tenencia a la madre o al padre, “… [c] on la debida diligencia, [la autoridad judicial] debe tomar todas las medidas necesarias para descartar la amenaza, existencia o el antecedente de violencia física, psicológica, doméstica, económica – patrimonial y vicaria ”.

En razón de lo expuesto, la Corte dispuso al Defensor del Pueblo que, contando con la participación activa de las organizaciones sociales y de manera coordinada con los distintos organismos estatales, prepare un informe que sea conocido por la Asamblea Nacional para que continúe el debate del “Proyecto del Código Orgánico para la Protección Integral de niñas, niños y adolescentes”.

Lo último