Publicidad spot_img spot_img

Apoya a Radio La Calle ($2,00)

Publicidad spot_img

La Inteligencia Artificial y el Big Data revolucionan la lucha contra el cáncer: la tecnología bien utilizada salva vidas

Como columnista de este medio, debo reconocer que una de mis pasiones es la tecnología y su aplicación, en este caso, en la lucha contra el cáncer de manera crucial y revolucionaria. Y es que la inteligencia artificial y el Big Data son armas tan poderosas que no deja de sorprendernos.

La inteligencia artificial (IA) y el Big Data están en el centro de esta revolución en la medicina. Gracias a estas tecnologías, los médicos pueden analizar grandes cantidades de información para encontrar patrones y desarrollar tratamientos personalizados, lo que puede marcar la diferencia para los pacientes.

Aplicando la IA y Big Data en la lucha contra el cáncer

Desde hace algunos años, el mundo de la tecnología y la salud se han unido en una cruzada contra el cáncer, una enfermedad que ha afectado a millones de personas en todo el mundo. No creo que en nuestra sociedad no exista una persona que de manera directa o indirecta haya sido víctima del cáncer. La buena noticia es que gracias a la inteligencia artificial y el Big Data, la lucha contra el cáncer ha dado un importante salto hacia adelante.

En la actualidad, los médicos y los científicos también están utilizando estas tecnologías para recopilar y analizar grandes cantidades de información sobre el cáncer, con el objetivo de encontrar patrones y desarrollar tratamientos personalizados para cada paciente.

Regina Barzilay, científica computacional del MIT, ha sido una de las personas más destacadas en este campo. Ella ha estado trabajando en enseñar a las máquinas a leer las anotaciones de los médicos en los informes patológicos y trasladarlos a una base de datos que permita la búsqueda de información sobre tratamientos y resultados de pacientes. De esta forma, los médicos pueden tomar decisiones más informadas y personalizadas para cada paciente.

Modelos de aprendizaje automático y profundo

En el Hospital General de Massachusetts, un equipo de investigadores ha desarrollado un modelo de aprendizaje automático que utiliza imágenes de mamografías para predecir el riesgo de cáncer de mama en pacientes asintomáticas. Esto significa que los médicos pueden detectar el cáncer en una etapa temprana, lo que aumenta las posibilidades de un tratamiento efectivo.

Por otro lado, el equipo liderado por Regina Barzilay en el MIT ha desarrollado un modelo de aprendizaje profundo que puede predecir qué pacientes tendrán un mayor riesgo de sufrir una recaída después del tratamiento para el cáncer de mama. Este modelo analiza una gran cantidad de datos, incluyendo el historial médico del paciente y la información sobre el tratamiento previo, para hacer una predicción precisa.

Principios éticos en el uso de la IA

A medida que la inteligencia artificial y el Big Data se convierten en herramientas cada vez más importantes en la lucha contra el cáncer, es fundamental asegurarse de que se utilicen de manera ética y responsable. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha establecido seis principios rectores relativos a la concepción y utilización de la IA en la atención médica.

Estos principios son: preservar la autonomía del ser humano; promover el bienestar y la seguridad de las personas y el interés público; garantizar la transparencia; la claridad y la inteligibilidad; promover la responsabilidad y la rendición de cuentas; garantizar la inclusividad y la equidad; y promover una IA con capacidad de respuesta y sostenible.

Asimismo, estos principios establecen que la IA debe utilizarse en aras del interés público en todos los países, y que los gobiernos, los proveedores y los diseñadores deben trabajar juntos para abordar las preocupaciones éticas y de derechos humanos en cada etapa de la concepción, desarrollo y despliegue de una tecnología basada en la IA. De esta forma, se puede garantizar que la IA se utilice de manera segura y efectiva para mejorar la atención médica y la salud pública en todo el mundo.

Oportunidades del futuro ya en el presente

Finalmente, debo decir que la IA ofrece grandes oportunidades para mejorar la atención de salud y la medicina en todo el mundo. Pero es importante que se respeten la ética y los derechos humanos en su concepción, despliegue y utilización. Los principios rectores propuestos por la OMS deben servir como guía para garantizar que la IA se utilice en aras del interés público en todos los países.

¡Que siga avanzando la lucha contra el cáncer! Y asegurémonos de utilizar la tecnología de manera responsable y ética para el bien de todos, como lo están haciendo estos médicos y científicos. DP.

Lee más artículos de tecnología aquí.

Publicidad