La Favorita: tres mujeres y un solo personaje

Quito, 5 de enero, 2022.-Es extraña la película que llega a destiempo. Resulta más extraño todavía ver esa película y luego ver otra igualmente marcada por distancia y tiempo.

Lo explico mejor: hace poco vi Millón Dollar Baby, la película ganadora del Oscar en 2004 y me sentí afortunado por ese regalo visual y de guion que encierra esa producción. Casi inmediatamente vi La Favorita y tuve la sensación de abrir el regalo añejo de una navidad olvidada. 

Maldición.

Olivia Colman, incomparable

El ambiente de La Favorita es el mismo de La Edad de la Inocencia, (1993)  pero esta vez estamos en una Inglaterra del Siglo XVIII bajo el mando de Ana de Gran Bretaña, interpretada a la perfección por la laureada  Olivia Colman.

La reina solo confía en su gran delegada, la duquesa de Marlborough, (Rachel Weisz). Al principio, el ambiente de castillos y grandes lujos parece que va a dar cabida a esas películas grandilocuentes donde lo que ocurre siempre está marcado por la “flema” y el boato. Error.

La dirección de Yorgos Lanthimos agrega un toque extraño, cada toma es originada único que extrae de la situación esa grandilocuencia y la centra en la actuación de Colman, Weisz y Emma Stone. Son las aristas de un triángulo argumental que va girando por todo el palacio mostrando sus aristas más ocultas y secretas.

Nunca un triángulo amoroso real y de la nobleza ha tenido más embates, luchas intestinas y violencia encerrada entre corsés y faldones gigantescos.

Colman es la joya de la corona, como reina, goza, sufre y toma decisiones a partir de lo que ocurre en su plano emocional, donde  la tribulación llega de la mano de Abigail Masham interpretada por una maravillosa Emma Stone, que supo poner en escena, la sicología arribista y compleja de esta mujer que  buscaba ser de la nobleza de cualquier forma.

La cinta ganó el reconocimiento de la crítica por su excepcional valor en diversos apartados: guion, dirección, fotografía, música, diseño de vestuario, complejidad técnica y actuaciones principales.

Todos los personajes masculinos están en segundo plano, destaca únicamente por su maquillaje exhorbitado de Nicolás Hoult en el plano de Robert Harley, un terrateniente que no desea continuar la guerra contra Francia por los altos impuestos que genera para la población y encuentra asidero finalmente mientras la reina vive rodeada de conejos.

 Abygail, descubre de la peor manera, que en los panales reales siempre será una obrera.

Lo último