Publicidad spot_img spot_img

Apoya a Radio La Calle ($2,00)

Publicidad spot_img

La dolarización fue la razón por la que millones de ecuatorianos salieron del país

Quito, 09 ene (La Calle).- El 9 de enero del 2000, hace 20 años, el entonces presidente Jamil Mahuad decretó e informó en cadena nacional la dolarización de la economía ecuatoriana. Doce días después fue derrocado, debido al temor de una moneda nueva, el malestar de la ciudadanía por la pérdida de su dinero en las entidades bancarias y las medidas de ajuste.

Esta decisión se tomó en medio de una fuerte crisis económica. Entre varios asuntos estaba la devaluación del sucre, una inflación del 60%, congelamiento de depósitos y la quiebra de algunos bancos privados en el país. “Este es un proceso que no tiene antecedentes. Es un sistema conveniente y necesario para el Ecuador. Es la salida que ahora tenemos, el camino por donde debemos transitar” fueron las palabras de Mahuad en ese entonces.

En 1982 el dólar costaba 25 sucres. En 1990, el valor del dólar era de 884 sucres. Al final del siglo XX, cuando el sucre murió, su precio había crecido casi treinta veces. Esto hizo que el poder adquisitivo de los ecuatorianos decaiga fuertemente.

La tasa de cambio fue de 25 mil sucres por dólar. El Ecuador abandonó la moneda que utilizó durante 116 años. “En consecuencia, todo tenía que ser expresado en la nueva moneda: salarios, precios, cuentas bancarias, etcétera.” afirma el economista Pablo Lucio Paredes en el Libro de la Dolarización.

Los dólares empezaron a circular en el país el 13 de marzo del 2000. El Congreso Nacional emitió la Ley para la Transformación Económica del Ecuador y encargó al Banco Central la tarea de canjear los sucres en dólares.

Como resultado de la grave crisis que atravesaba el país, hubo pérdidas de ahorros, masiva emigración de ecuatorianos a países como España, Italia y Estados Unidos y hasta suicidios. El país quedó totalmente convulsionado.

Durante varios años las personas migrantes introdujeron millones de dólares al Ecuador, convirtiéndose en la segunda fuente de divisas del país, después del petróleo. La cantidad de remesas significó el paso de 200 millones de dólares en 1993 a 1.539 millones de dólares, diez años después

El expresidente Rafael Correa críticó la decisión de dolarizar el país. “Para un país en vías de desarrollo, el cuello de botella, el factor crucial, es su sector externo. Y el principal instrumento para controlar ese factor externo se llama tipo de cambio. Y ahí eso, ingenuamente, absurdamente, Ecuador renunció. Cometió un suicidio monetario”, dijo en una entrevista en 2016.

Para el economista, sin embargo, una salida abrupta del sistema actual causaría más problemas que soluciones. De manera, que hay que “seguir sosteniendo la dolarización, pero estando conscientes de las restricciones”

A 20 años de este suceso, las nuevas reformas económicas desestabilizan la ya frágil situación del Ecuador con el dólar. La Ley de Simplicidad Tributaria, aprobada a finales del 2019, plantea perdonar los impuestos a quienes saquen dos veces los dólares fuera del país. El impuesto a la salida de divisas evita que nuestro país, con moneda prestada, pierda capital.

Publicidad