Publicidad spot_img spot_img

Apoya a Radio La Calle ($2,00)

Publicidad spot_img

La desnutrición crónica infantil eleva sus índices durante el Gobierno de Lasso

Quito, 01 feb ( La Calle).- La representante de la FAO en Ecuador, Eve Crowley, manifestó que el país ocupa el segundo lugar más alto en desnutrición crónica infantil en América Latina y el Caribe. Además, tiene el segundo índice más alto  en subalimentación. Un tercer problema, es la malnutrición por falta de hierro, vitamina A y zinc.

“Una vez que un niño queda desnutrido, afecta toda su vida y su potencialidad (…) un niño con esa condición no podrá estudiar bien,  no crece ni tiene fuerza de mano de obra”, dijo en entrevista para Radio Sonorama.

Para la funcionaria de la ONU, este índice es “ casi inmoral” pues solo Guatemala está por encima del Ecuador. Respecto a la subalimentación, señaló que la cifra de personas afectadas equivale a la población quiteña. 

Por otro lado, dijo que en el país existe un 36 % de inseguridad alimentaria grave y moderada. Más de un tercio de los ciudadanos tiene incertidumbre de “cuándo, cómo y qué van a comer todos los días”, resaltó.

Fuente: Radio Sonorama

Del otro lado: Sobrepeso y obesidad

Según Crowley, tres de cada diez niños y adolescentes  sufren de sobrepeso y obesidad en Ecuador. Recalcó que muchas veces las mismas familias que viven en desnutrición pasan al extremo del exceso por la calidad de los alimentos porque todavía faltan los nutrientes requeridos para una vida sana.

El hierro, la vitamina A y el zinc constituyen un aporte importante para la capacidad cognitiva, desarrollo neurológico y del metabolismo. Sin embargo, estos nutrientes son escasos en la alimentación. Para la representante de la FAO, un paso fundamental viene desde la alimentación escolar.

Una Secretaría para la “combatir la desnutrición

En el 2021, el presidente Guillermo Lasso creó la Secretaría Técnica Ecuador Crece Sin Desnutrición Infantil, a través del decreto 92. El objetivo de la entidad, según su titular Erwin Ronquillo, es reducir en seis puntos la incidencia de la desnutrición infantil hasta 2025.

En el nombramiento de este nuevo órgano de Estado, la ministra de educación María Brown también extendió su apoyo con capacitaciones sobre la “correcta nutrición” y las afectaciones de la desnutrición a los niños en los centros educativos.

Sin embargo, las palabras se las llevó el viento cuándo en enero del 2023 existió una reducción de leche en el desayuno escolar de los niños. Esta situación además perjudicar a los pequeños productores, afecta al desarrollo de los niños porque se reemplazó este producto con bebidas azucaradas. (A.G.M)

Publicidad