Por: Saúl Quelal

Texas, EE.UU., 21 may (La Calle).- La Asociación Internacional de Transporte Aéreo, con siglas en inglés (IATA), muestra su desacuerdo ante la implementación de la medida que impone a los viajeros que lleguen al Ecuador, haberse hecho la prueba del COVID-19, setenta y dos horas antes de arribar al país.

La IATA considera que la medida no ayuda en mucho, pues hasta la fecha, no existe una prueba avalada totalmente por la Organización Mundial de la Salud (OMS), además en muchos países solo se la realiza a personas que presentan síntomas o que requieren algún tipo de atención hospitalaria.

Finalmente, la Asociación corroboró su compromiso, con el Gobierno del Ecuador, de facilitar el crecimiento del turismo como también mitigar los efectos negativos que deja la pandemia.