Quito, 19 may (La Calle).- Naciones Unidas publicó un comunicado que señala que el Covid-19 está devastando a las comunidades indígenas, no sólo en el ámbito de la salud, sino también en cuanto a sus recursos y territorio, debido a intereses empresariales.

«Los estados de emergencia están exacerbando la marginalización de las comunidades indígenas y, en las situaciones más extremas». Por tanto «se está negando su libertad de expresión y asociación, mientras que los intereses empresariales están invadiendo y destruyendo sus tierras, territorios y recursos», asegura Naciones Unidas.

Los megaproyectos de represas, infraestructura, mineros y agrícolas se están llevando a cabo sin consultar con las comunidades y obviando evaluaciones de impacto ambiental.

Con esta situación, la gente pierde sus tierras y, por tanto, su fuente de subsistencia, lo que genera más pobreza. Todo esto, además de «la falta de acceso al agua potable y al saneamiento, así como a la exclusión de los servicios médicos».