Quito, 21 jul (La Calle).-  El coordinador del Movimientos Sociales del Gobierno de facto, Rafael Quishpe, dijo, el 20 de julio, que si los miembros del Tribunal Supremo Electoral no anula la personería jurídica del movimiento MAS, podrían ir a prisión.

“Si actúan de esa forma, tarde o temprano van a llegar y terminar en la cárcel si no anulan la persona jurídica (del MAS). El proceso se tipifica como incumplimiento del deber”, dijo el funcionario.

Quishpe acusa al candidato del MAS a la Presidencia de Bolivia, Luis Arce, de revelar datos de encuestas, acción que está prohibida según los códigos electorales de ese país. El movimiento defendió a Arce e indicó que èl no difundió ninguna encuesta, sino que se limitó a contestar una pregunta de la prensa.

No es la primera vez que el gobierno de Añez recurre a presiones para eliminar al MAS de la contienda electoral. A inicios de julio empezaron las investigaciones sobre una supuesta corrupción de  Arce en su paso por el Ministerio de Economía en el período de Evo Morales.

Jeanine Áñez llegó a la Presidencia del país andino después de que Evo Morales presentara su renuncia por presión de las instituciones militares en el marco de un golpe de Estado. La oposición desconoció su victoria en la reelección del 20 de octubre de 2019.