Apoya a Radio La Calle ($2,00)

Instituciones públicas y privadas financian la discriminación de La Posta

Quito, 25 nov (La Calle).- Entidades públicas, bancarias, legales, de vivienda, licores, entre otros, son los principales financistas que permitieron o siguen permitiendo que el medio de comunicación La Posta siga adelante. En algunos casos incluso con diversas expresiones racistas, xenofóbicas, machistas, etc.

El nombre de las marcas, en algunos países, es tan fuerte que cuando algún actor político o mediático emite expresiones que violentan los derechos humanos, deciden quitar el auspicio.

Tal es el caso de Televisa, medio de comunicación mexicano que al escuchar las frases xenofóbicas de campaña del entonces candidato a la presidencia de EE.UU. Donald Trump, decidió no transmitir el certamen Miss Universo de propiedad del magnate estadounidense.

Al grupo de prensa le siguió NBC, Univisión y algunos líderes empresariales latinoamericanos. La razón fue la frase “los emigrantes mexicanos están llevando drogas, el crimen y a los violadores a Estados Unidos” que denigraba a los latinoamericanos.

Por su parte, la empresa agrícola Sutil optó por quitar sus auspicios a los medios de comunicación CNN y Chilevisión. La razón fue “la deplorable actitud de CNN y Chilevisión en los momentos en que Chile necesitaba de un periodismo serio, objetivo y libre de sesgo político”, plasmaron en un comunicado.

El caso de La Posta

En su canal de YouTube, La Posta tiene seis programas. En el caso de ‘Me fui a volver’, su financista es la Autoridad de Tránsito Municipal (ATM) de propiedad pública.

El programa ‘Economía para Homero’ existe gracias a los recursos públicos de BanEcuador y Corporación Nacional de Telecomunicaciones (CNT), así como la firma de abogados privada Sánchez García y Asociados S.A. Tax y Legal.

‘La Pijamada de La Posta’ llega gracias a la empresa pública Seguros Sucre. Por su parte el programa ‘Urbanistán’ está financiado por la inmobiliaria privada Pronobis.

El conversatorio ‘Castigo Divino’ dirigido por el periodista Luis Eduardo Vivanco cuenta con los recursos públicos de Seguros Sucre, Gobierno del Guayas y AMT. Pero también tiene los recursos privados de las empresas Sixt (renta de autos), Valdez (azucarera), Smart tap (servicios legales) y la Cafetería Melatte.

¿Quiénes los financiaron en sus inicios?

Los recursos públicos permitieron dar vida a algunos programas de La Posta. Entre las empresas públicas financistas está la Prefectura del Guayas (2018), CNT, BanEcuador, Alcaldía de Guayaquil y Seguros Sucre.

Pero también nacieron gracias a los recursos de las empresas privadas Cooperativa de Ahorro y Crédito Andalucía Ltda., Uribe Schowarzcopf, Cerveza Latitud Cero, Seguros La Unión, Clínica Rendón, Lumenia (vidrios), Recovery (bebidas hidratantes), Hostal El Escalón, Corporación Falcones, Vino Navarro – Correa, Multioficinas (mobiliario), República de la cerveza, Banco Guayaquil, Seguros Confianza, Luzvan cortina (artículos de oficina).

Otro financiamiento

Actualmente, La Posta está en plena promoción de su obra teatral ‘El Diario de la Pamela’ apoyado principalmente por la Contraloria General del Estado y CNT.

La obra teatral basa su trama en un tema netamente político. Gira en torno a los supuestos aportes que recibió Alianza PAIS -cuyo presidente es el actual mandatario Lenin Moreno- de empresas privadas para las campañas políticas.

En ese caso están vinculadas las anteriores autoridades de la tienda política, excepto quien fungía como primer vicepresidente: el actual presidente de la República Lenin Moreno.

La Posta tiene varios escándalos por discriminación

Andersson Boscán llegó hace casi una década al país. Él es un periodista venezolano que laboró en el medio de comunicación Expreso.
No es la primera vez que La Posta se refiere despectivamente contra los ciudadanos ecuatorianos. Tampoco es la primera vez que Boscán opta por discriminar o burlarse de otras personas.

“Feminista, no te enojes por el machismo. Si te enojas, te arrugas. Si te arrugas no consigues marido que te mantenga”, “yo no soy xenofóbico. La xenofobia es un crimen y el crimen es para los colombianos”, son algunas de las expresiones que ha vertido Boscán en sus redes sociales.

Pero la última controversia quedó desatada el jueves 21 de noviembre cuando en el programa ‘Men’s Talk’ conversaba con su colega Luis Eduardo Vivanco. “Tú dices básicamente que ¿indio encontrado, indio preso?”, preguntó Vivanco, a lo que Boscán respondió “no es mi filosofía de vida pero creo que es lo que el país se merece”. “¿Pero qué pasa si metes a los líderes indígenas a la cárcel y otra vez se activa el relajo?”, volvió a preguntar Vivanco, “metemos presos a otros 200 y si eso no alcanza, metemos presos a otros 200 y cuando se acaben, ya no hay a quién meter preso”, explicó el periodista venezolano.

Grupos de derechos humanos respondieron

La Asamblea Nacional no tardó en responder. El Grupo Parlamentario por los Derechos Humanos rechazó las expresiones vertidas por La Posta a las que tildaron de “declaraciones que promueven el racismo y el odio entre las diferentes etnias y culturas que integramos al Ecuador. Si queremos fomentar una cultura de paz, no hay que abonar a más violencia”, publicaron en Twitter.

La respuesta de Boscán

“Yo uso un lenguaje incendiario”, se defendió Boscán en un medio de comunicación, pero la frase “indio encontrado, indio preso”, no solo denota un lenguaje incendiario, sino que además evidencia ignorancia –los habitantes indios están en la India, en Ecuador existen pueblos y nacionalidades indígenas–, malicia procesal –todo ecuatoriano es inocente hasta que se demuestre lo contrario, así lo dice el artículo 76 de la Constitución–, discriminación y violencia.