Quito, 04 ago (La Calle). – El movimiento indígena ecuatoriano con el apoyo del Equipo jurídico Amazon Frontlines y Alianza por los Derechos Humanos promoverá acciones legales contra la empresa de Oleoductos de Crudos Pesados (OCP) y Petroecuador por poner en riesgo la vida de 27.000 comuneros y la Amazonía, en general.

Los grupos promoverán una campaña a nivel mundial denominada “ladrillo por ladrillo” para exigir a las petroleras que detengan el bombeo de crudo en la Amazonía ecuatoriana. “Hoy exigimos parar el extractivismo en Ecuador, nos sumamos a la campaña mundial (…) no podemos permitir que sigan matando a nuestra Amazonía ecuatoriana. Hoy la prioridad no es la lucha por el poder, sino por la vida”, expresó Gregorio Mirabal, representante de la Coordinadora de las Organizaciones Indígenas de la Cuenca Amazónica, COICA.

Jaime Vargas, presidente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (CONAIE) dijo que la intervención de las petroleras “ha generado pobreza y miseria en nuestra región amazónica”, añadió que el Gobierno Nacional no ha tomado ninguna responsabilidad y por eso “la lucha de los pueblos indígenas continúa firme”.

Medidas cautelares

Como primer paso de la campaña mundial, aproximadamente 100 indígenas que habitan en las riberas del río Coca y Napo presentaron medidas cautelares en la Judicatura de la provincia de Orellana “por la erosión del Río Coca y el derrame de petróleo”, explicó Carlos Jipa, presidente de la Federación de Comunidades Unidas de las Nacionalidades Amazónicas del Ecuador (FCUNAE)

«En abril de 2020 ocurrió un derrame de petróleo que afectó las aguas del Río Napo y Coca, como consecuencia la vida de 27 mil personas indígenas está en riesgo. Han pasado 64 días y el Gobierno no da ninguna respuesta, desde que los organismos presentaron una acción de protección. La respuesta de OCP y Petroecuador es que la operación no se suspenderá, la vida de las comunidades indígenas pasa a segundo plano y se impone el capital. Hacemos un llamado internacional y nacional a la suspensión del extractivismo que genera racismo ambiental y humano. Si todavía tienen una pequeña decencia corporativa deben suspender sus operaciones”, dijo Lina Espinosa, equipo jurídico Amazon Frontlines y Alianza por los Derechos Humanos.

“El autogobierno indígena será la respuesta”

Los representantes de los movimientos indígenas aseguraron que ante los siniestros ocurridos en los últimos meses no han recibido asistencia del Ministerio de Ambiente, ni de Gestión de Riesgos pese al riesgo de la pandemia saldrán a exigir medidas cautelares.

“Si no hay respuesta estatal está el autogobierno y la movilización indígena”, aseguró Gregorio Mirabal, coordinador de la COICA.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *