Quito, 26 ago (La Calle). – El huracán “Laura” tomó fuerza, este miércoles, y se dirige hacia las costas de Texas y Luisiana. En estas zonas reposan las refinerías petroleras más grandes de los Estados Unidos. 

Según informes del National Hurricane Center (NHC), “Laura” alcanzará, en las próximas horas, la categoría número cuatro. Sus vientos superarán los 200 kilómetros por hora y, en su eventual contacto con la zona continental, arrastrará aguas del Atlántico hasta 48 kilómetros tierra adentro. Ante esas proyecciones, medio millón de personas han evacuado las costas de Texas y Luisiana.

En la zona donde se prevé el impacto de “Laura”, se ubican nueve plantas de procesamiento de petróleo. Un promedio de 2,9 millones de barriles son procesados diariamente en estas plantas industriales. Estos recursos representan al menos el 15% del procesamiento petrolero de los Estados Unidos. Adicionalmente, el NHC advirtió que las inundaciones serán otro efecto del huracán. Se prevén inundaciones, producidas por los oleajes costeros, con una profundidad de hasta de 20 metros.

Antecedentes

En su paso por el Golfo de México, “Laura” provocó impactos equivalentes a las previstos para su próximo impacto en Texas. Allí, el martes 25 de agosto se evacuaron 310 instalaciones petroleras y, hasta el momento, se van perdiendo 1,56 millones de barriles por día.

En Cuba, “Laura” dejó daños materiales de alta importancia. En República Dominicana y Haití, el huracán causó estragos materiales, y, lamentablemente, cobró la vida de 25 personas. (JEB).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *