El abuso sexual no aparece en las versiones preliminares sobre el caso del Defensor del Pueblo

Quito, 28 jun, (La Calle).-“Gabriel ayúdame nos agredieron a mí y la Gaby, ¿qué les hice yo para que me hagan esto?, ¿recuerdas cuando nos fuimos a Dubai?”.

Léase el párrafo anterior con una voz alcoholizada y en medio del cansancio de una mala noche. La voz pertenece al exministro de Salud, Mauro Salinas durante una llamada al exministro de Gobierno, Gabriel Martínez.

Esta es una de las 14 nueva versiones que existen alrededor de los complejos hechos del 16 de mayo pasado cuando Salinas, su esposa y el Defensor del Pueblo, Fredy Carrión, se reunieron en un departamento para una reunión laboral, que terminó en una reunión social y, posterior, en una grave denuncia por presunta agresión sexual en contra del funcionario, ahora preso. Por esta razón en Radio la Calle entrevistamos a Priscila Schettin, esposa del Defensor del Pueblo.

“Está devastado, lo han juzgado en redes sociales y en medios de comunicación, sin conocer la verdad. Es hora que se abran los espacios para tratar este tema”.

En cuanto a los videos que se difundieron en esa oportunidad, Schetini dice que se cortaron varias partes y están incompletos. “Desde las 16h44 en adelante no se conocen los videos completos, solo pusieron los que les convenían”.

Schetini afirma que habría hasta 14 versiones distintas de los hechos, entre ellas:

– “llamen a la policía, me arrastraron de los cabellos”.

-“Me arrastraron, me ultrajaron, vean las cámaras para que vean quien entró”.

-“Soy el ex ministro de Salud, ayúdeme”.

-“Soy el ex ministro que vengan a verificar quién ingresó al departamento y atentó en mi contra y de mi esposa”.

-“Me jalaron de las greñas, me ultrajaron, ¿quién chutcha entró cabrones?: soy hija del general Peñaherrera”.

“Gabriel ayúdame nos agredieron, a mí y a la Gaby, que les hice para que hagan esto, recuerdas cuando nos fuimos a Dubai?”

Según la esposa de Carrión, el abuso sexual no consta dentro de ningún parte policial, tal como se presentó durante la etapa de investigación. Las pericias técnicas se habrían realizado igualmente a destiempo y sin las garantías indispensables.

“Al parecer una prima de la supuesta víctima intentó sacar en la madrugada joyas con más de 31.000 dólares y fajos de billetes por 46.000. ¿Qué hacía ese dinero en manos de dos funcionarios públicos”. De esto en los medios tradicionales no se menciona nada, concluye.

Lo último