Quito, 23 de jul (La Calle).- El día de hoy, 23 de julio de 2020, se cumple un mes de la desaparición del joven de 22 años Marlon Amagua Miño, quien estuvo internado y fue visto por última vez en el Centro Terapéutico “Nuevo Ebenezer”, en Conocoto, el 23 de junio de 2020, informó la Fundación Regional de Asesoría en Derechos Humanos (Inredh).

“Esta carta pública es para expresar nuestra preocupación y dolor por la desaparición de nuestro hermano Marlon, pero también para expresar nuestra frustración y decepción del Estado, quien recién el día de ayer tomó la primera versión del caso, cuando esta es una diligencia que se debe hacer en las primeras 24 a 48 horas después de la desaparición”, reza la carta pública de los familiares del joven.

La desaparición de Marlon le fue informada a la familia el 23 de junio de 2020. Los funcionarios del centro comunicaron sobre una fuga masiva de nueve personas, incluida Marlon. La familia se acercó al establecimiento, pero no recibieron respuesta. Al día siguiente pusieron la denuncia en el Dinased, sin embargo, decidieron emprender su propia búsqueda. En el proceso descubrieron que Marlon fue víctima de maltratos físicos y psicológicos dentro del centro. Señalan que esta podría ser la causa de la fuga.

Sin embargo, tanto la investigación de la familia como el proceso judicial de la desaparición tienen hechos y declaraciones contradictorias en los que parecería que Marlon nunca se fugó del Centro Ebenezer.

El 16 de julio de 2020, un juez aprobó el hábeas corpus interpuesto por la familia para proteger el derecho a la libertad, integridad y vida de Marlon. Entre las notificaciones se ordena que: agiliten los procesos de investigación, que la Defensoría del Pueblo vigile el proceso, y, que se realice un inspección en el Centro Ebenezer por tratos inhumanos.

La familia no ha podido acceder al expediente ni a ningún documento oficial de la investigación. Además, han presionado a las autoridades competentes desde el 16 de julio, pero recién el 22 de julio, a 29 días de la desaparición, el proceso continúa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *