Publicidad spot_img spot_img

Apoya a Radio La Calle ($2,00)

Publicidad spot_img

Gobierno revoca la visa a una periodista sin respuestas claras

Quito, 25 jun (La Calle).- Ante la revocatoria de la visa a la periodista Alondra Santiago, el Gobierno justifica su decisión sin respuestas claras. Los mismos funcionarios del gabinete aplauden esta resolución como un acto de respeto a los símbolos patrios.

El Ministerio de Relaciones Exteriores envió un oficio a la periodista Alondra Santiago comunicándole la decisión de revocar su visa. El pedido lo realizó el Ministerio del Interior bajo el argumento de que ”la titular de dicha visa ha cometido actos que atentan contra la seguridad pública y estructura del Estado”.

La cartera de Estado- presidida por Mónica Palencia- argumentó que esta petición surgió a partir de una alerta del Centro de Inteligencia Estratégica (CIES) en un documento clasificado como secreto.

La justificación de las entidades estatales pasaron a ser confusas tras la opinión de la subsecretaria de Gestión Gubernamental, Rosie Torres, quien aplaudió la acción de Cancillería por la ratificación del ”respeto a los símbolos patrios”, en referencia a un video en donde la periodista cuestionaba las acciones del gobierno, mientras entonaba el himno nacional con su ukelele.

Asimismo señaló que un gobierno no puede coartar la libertad de expresión ni de manifestación, pero en caso de que un acto implique ”lesividad y falta de respeto al civismo” sería plausible que el gobierno establezca tales medidas.

El mensaje más confuso

El presidente Daniel Noboa también emitió una carta a la nación en donde señaló que en las últimas semanas las “mafias tradicionales” han buscado atacar al Gobierno, pues en unos meses serían las elecciones presidenciales para el período 2025-2029.

”Se han juntado, sin ningún sentido ideológico, los extremos de los dos lados, todo para parar la labor de un Gobierno que no negocia impunidad”, resaltó.

También mencionó que en la máxima desesperación de los contratistas cuestionados por el Estado han querido usar a su hija como moneda de cambio. (AGM).

Publicidad