Gobierno pide a los empresarios apadrinar escuelas públicas

Quito, 26 ago (La Calle).- Entre los programas del Ministerio de Educación aparece “Apadrina una escuela”, un proyecto donde empresarios ponen dinero para infraestructura, útiles escolares o alimentación.

En la presentación del proyecto la ministra de Educación, María Brown indicó que para cumplir los cinco ejes de trabajo en el plan de educación “se requiere de una acción afirmativa y el compromiso y trabajo del Gobierno, pero también buscamos un vínculo con el sector privado. Ustedes conocen y están sensibilizados respecto a los ODS y cómo se vinculan. Es un trabajo articulado en salud, educación, producción sostenible, reducción de violencia y desigualdades, entre otros elementos. Se pone de relieve el trabajo bajo cooperación y alianzas”.

Continuó “Apadrina una escuela” es corresponsabilizarse del desarrollo de la educación del país para promover el desarrollo humano, integral, social y económico. Un desarrollo en condiciones de igualdad y de manera sostenible.

¿Qué le falta a la educación Pública?

Hay cinco puntos donde los empresarios, al más puro estilo de un mecenas florentino, pueden donar su dinero en elementos que el gobierno no puede gestionar con sus recursos.

Útiles escolares: En Ecuador hay 1,4 millones de estudiantes (de 4,3 millones de estudiantes de inicial, básica y bachillerato) que se encuentran en condiciones no adecuadas para recibir clases. Tampoco pueden comprar un kit básico.

Tecnología y conectividad: Se busca dotar de conectividad a 6.974 instituciones.

Alimentación escolar: “Esta área se trabaja muy de cerca con los GADS, pero donde la empresa privada puede participar activamente”, expresó la Ministra.

Infraestructura: “Este es el elemento más visible durante la pandemia. No se ha hecho mantenimiento.  De 12.383 instituciones analizadas, apenas 2.136 están en buen estado. En dinero significa un desafío de USD 647 millones en intervención para tener una infraestructura adecuada”, expresó Brown.

Intervención integral: “Un año de intervención en escuelas rurales tiene un valor estimado de USD 100 mil y de USD 500 mil para escuelas urbanas”, explicó.

Lo último