RADIO EN VIVO

Radio en Vivo

Apoya a Radio La Calle ($2,00)

Gerson Almeida: “la persona homosexual debe arrepentirse”

Quito, 24 dic (La Calle). – En entrevista con La Posta, Gerson Almeida, el candidato ‘pro vida’ para la Presidencia de la República por el movimiento Ecuatoriano Unido, aseguró que una persona homosexual debe «arrepentirse para ir al cielo».

Durante la entrevista, uno de los periodistas de La Posta pregunta «¿el homosexual tiene que arrepentirse para ir al cielo?»; a lo que Almeida responde: «el homosexual, el ladrón».

«Todas las personas que pecamos necesitamos arrepentirnos para poder entrar al gozo de la salvación (…) La palabra de Dios nos dice claramente que el hombre es hombre y la mujer es mujer», añadió Almeida.

Frente a esto, la activista trans y presidenta de la Federación Nacional LGBTI, Diane Rodríguez respondió en su cuenta de Twitter: «estos discursos fomentan qué hay algo que “convertir” en nosotrxs lxs LGBT, proliferando las Clínicas de Tortura o de “conversión”, rechazadas internacionalmente por la @opsoms y la @omctorg«.

El candidato presidencial, máster en teología, aún no se ha pronunciado al respecto.

Candidatos pro discriminación

No es la primera vez que un candidato para elecciones 2021 emite este tipo de pronunciamientos. El pasado 10 de diciembre, en un debate legislativo en Manabí, Universi Mejía, candidato a la Asamblea Nacional del Movimiento Honestidad, se pronunció sobre los derechos sexuales y reproductivos de niños, niñas y adolescentes.

Diane Rodríguez puso una denuncia ante el Tribunal Contencioso Electoral (TCE) en contra de Universi Mejía por pronunciamientos violentos en contra de la comunidad LGBTI.

Estas fueron las palabras del candidato: “no debe permitírsele a nadie el cambio por más que quiera cambiar su sexualidad sobre el cambio de sexo. Hay que respetar a la creencia. Hay que respetar al Dios que nos mandó. Y nos mandó hombres, hasta cuando muera esta persona por más que se opere y se cambie seguirá siendo hombre. Yo no permitiré y no aprobaré jamás una ley, como quiera para mí son aberraciones, una falta de respeto al ser humano».