Bucaram

Quito 14 de oct (La Calle).- Rosa María Pulley, esposa de Abdalá Bucaram, denunció al Gobierno ecuatoriano ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) por supuesta violación de derechos hacia su hijo Jacobo. De acuerdo al alegato, el Gobierno de Ecuador y Colombia violaron el principio de no entrega.

“Si alguien es declarado indeseable por un país, cualquiera que sea el motivo, lo pertinente es deportarlo a un tercer Estado; no enviarlo a un lugar donde la vida o la libertad del deportado corra peligro”, reza el documento presentado al organismo.

La mujer, además, presentó memorandos del Servicio Nacional de Atención Integral a Personas Adultas Privadas de la Libertad (SNAI). En los documentos, los firmantes reconocen que no pueden garantizar seguridad al mayor de los hijos Bucaram argumentando la precariedad del sistema carcelario.

Aún no trasladan a Jacobo

El 3 de octubre, el expresidente Abdalá Bucaram pidió el traslado de su hijo Jacobo desde la cárcel de Latacunga a la Penitenciaría del Litoral. Mientras tanto, las autoridades se debaten entre la transferencia de Jacobo al centro penitenciario en Quito, en la Secretaria de Rehabilitación o en Guayaquil. El artículo 691 del COIP indica que “la persona sujeta una medida privativa de libertad permanecerá en la jurisdicción del juez que conoce la causa”.

Jacobo fue detenido en septiembre de este año en Colombia, está procesado por delincuencia organizada, asociación ilícita y tráfico de bienes patrimoniales. El acusado se declaró inocente mediante una carta difundida en redes sociales, donde aclaraba que se siente orgulloso de ser parte de la familia Bucaram. “Somos de esos hombres que desafiamos a los poderes de la sociedad, combatiendo las injusticias”, dice la misiva. (GG).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *