España aprueba ley que reconoce a los animales de compañía como «seres sintientes”

 Quito, 06 de ene (La Calle).- El pasado miércoles 5 de enero, España aprobó una serie de reformas que reconocen a las mascotas como “seres sintientes”. Esto significa que “no podrán ser embargados, hipotecados, abandonados, maltratados o apartados de sus dueños en caso de separación o divorcio”, reseñó El País.

Estos cambios entran ya en vigor y modifican tres normas. El Código Civil, la Ley Hipotecaria y la Ley de Enjuiciamiento Civil.

Detalles…

La custodia compartida de los animales de ahora en adelante se regula en caso de separación. Las medidas que adopte el juez dependen de las necesidades del animal de compañía. Asimismo, en esta decisión pueden involucrarse los hijos de la familia. Además, el juez podrá acordar los gastos de manutención, cuidado y destino de la mascota entre los cónyuges.

La autoridad judicial podrá resolver que los padres no compartan los hijos con sus exparejas si han maltratado o amenazan con malos tratos a las mascotas. Esto podrá considerarse como “una forma de violencia vicaria o de género para controlar o victimizar al cónyuge o a los niños”, recoge el medio.

Los animales de compañía serán considerados en los testamentos. De no constar, la mascota se entregará a los herederos que la reclamen. Sin embargo, si ninguno de estos casos sucede, uno de los centros de acogida animal se hará cargo hasta resolver su destino. Por el contrario, si ningún sucesor quiere hacerse responsable del animal, la autoridad competente podrá darlo a un tercero.

Excepto…

Según El País, la modificación de la Ley Hipotecaria indica que los animales de “explotaciones ganaderas, industriales o de recreo no estarán incluidos en las hipotecas. Además, la reforma de la Ley de Enjuiciamiento Civil alude a que los animales de compañía no son embargables ante impagos”.

Nuevas leyes pro animales

Estos cambios legales no serán los únicos. El anteproyecto de ley de bienestar animal, Propuesto por Podemos, busca la prohibición de sacrificar animales sin causa justificada. Asimismo, el veto al uso de especies salvajes en los circos y el fin de la venta de mascotas en tienda.

Todas las normas aprobadas y que esperan trámite no incluyen los animales de producción de alimentos, de ganadería y la tauromaquia.

Otras propuestas como prohibir la cría y venta de fauna por particulares, permitir lo último solo a profesionales o endurecer las penas por maltrato animal se plantean a futuro.

Lo último