En Tungurahua, los PPL encuentran una segunda oportunidad

Quito, 11 oct (La Calle). – La Fundación Ecuatoriana de Cooperación para el Desarrollo Social ayuda a los reos del Centro de Rehabilitación Social de Tungurahua a vender sus productos en madera como artesanías, muebles y camas para generar dinero y ayudar a sus familias.

“La galería tiene alrededor de cinco años. Junto al Centro de Rehabilitación Social de Tungurahua la inauguraron, sin embargo, no duró mucho tiempo. Me vinculé a este proyecto en abril de este año a raíz de que cerraron la tienda por la pandemia. Ahora estamos en el proceso de reapertura de la tienda”, explicó Cristina Jaramillo, representante de la Fundación para Radio La Calle.

El proceso ha sido complicado debido a los cambios en la autoridad del Servicio Nacional de Protección a Privados de Libertad (SNAI), encargado de controlar la actividad en las cárceles. Para retomar el proyecto ha sido necesario hablar con tres directores desde abril. “En el CRS de Tungurahua el taller donde trabajan 80 privados de libertad (PPL) funciona muy bien. Están muy motivadas porque a través de nosotros logran vender su trabajo que no solo comprende artesanías sino también muebles, camas, juegos de mesa”.

El trabajo

Los PPL se organizan en seis secciones, utilizan el torno, otros pintan, tallan y realizan el grabado en madera. “En los últimos años dejaron de hacer algunas cosas. Por ejemplo, en el pabellón de mujeres no se hace nada, este trabajo solo se ve en el área de los hombres. Como fundación estamos solicitando que se realice un trabajo con las mujeres y también nos permitan restablecer la panadería”.

A pesar de estar motivados también tienen nervios debido a los traslados que se realizan por los acontecimientos de violencia en las últimas semanas. “Recientemente trasladaron a otros PPL que son de la banda de los Lagartos por lo que hay un poco de temor. Sin embargo, están activos para la Feria de finados que se realiza en noviembre en la ciudad de Ambato. Quieren dar a conocer su trabajo”.

Los PPL también son favorecidos con un crédito por medio de la iglesia ya que por su situación no pueden acceder a un crédito privado. “Con eso han comprado maquinaría para hacer mejores acabados y mejorar la calidad. No es poca cosa y todo está dentro de lo legal”.

Trabajo con los PPL

El trabajo de esta Fundación con el CRS de Tungurahua empezó unos días antes de la pandemia lo que condicionó la agilidad del trabajo y empezó a retomar fuerza desde abril de 2021. “Hemos una campaña para que ciudadanos y autoridades vean que este tipo de actividad debe implementarse en las demás cárceles. Aunque un proyecto en la parte laboral no subsanará todo el problema si es un eje importante porque les damos una oportunidad de subsistir”, precisó.

Lo último