Apoya a Radio La Calle ($2,00)

Emergencia en Chile: 99 muertos y cientos desaparecidos por incendios mortíferos

Quito, 4 feb (La Calle).- Los incendios que asolan la región de Valparaíso, ubicada a 100 kilómetros al oeste de Santiago, han dejado una estela devastadora con un trágico saldo de 99 fallecidos, según el Servicio Médico Legal de Chile. Este lamentable acontecimiento se convierte en la mayor tragedia que enfrenta el país desde el terremoto ocurrido en febrero de 2010, según las declaraciones del presidente Gabriel Boric.

Con apenas 32 de los fallecidos identificados, la situación presenta un desafío adicional para las autoridades, que estiman que más de 370 personas permanecen desaparecidas. La urgencia radica en la recuperación de los cuerpos y la atención a las necesidades de entre 3,000 y 6,000 viviendas afectadas por las llamas. Ante la virulencia de los incendios, algunos posiblemente provocados intencionalmente, se ha implementado un toque de queda en áreas aún no evacuadas.

Países y autoridades extranjeras se pronuncian

La magnitud de la catástrofe ha llevado a la movilización masiva de equipos de rescate, mientras la Unión Europea y el papa Francisco expresan su solidaridad con Chile.

En un gesto de apoyo, el Alto Representante de la Unión Europea, Josep Borrell, ofrece ayuda ante los “devastadores incendios con numerosas víctimas mortales“.

La tragedia no solo afecta a la región, sino que resalta la necesidad de una respuesta coordinada a nivel nacional e internacional.

Consecuencias del cambio climático

Este desastre se enmarca en una década de crecientes mega incendios forestales en Chile, impulsados por el clima extremo, altas temperaturas, sequía prolongada y, en gran medida, negligencia humana.

La ola de calor actual, exacerbada por el fenómeno de El Niño y el calentamiento global, subraya la necesidad de abordar los desafíos medioambientales para prevenir futuras tragedias de esta magnitud.

La comunidad internacional se enfrenta a la urgente tarea de no solo proporcionar apoyo inmediato, sino también trabajar en soluciones sostenibles a largo plazo para mitigar los efectos del cambio climático.