«El transporte aéreo ecuatoriano debe reestructurarse», dice Marco Ospina

Quito, 18 ene (La Calle). – Para el experto en temas de aviación,Marco Ospina, es necesario e importante que el transporte aéreo del país se reorganice y pueda ofrecer mejores servicios a los usuarios, además de mejorar la economía del Estado.

¿Cuál es la historia del transporte aéreo en el Ecuador?

La historia de la aviación a nivel mundial se remonta a 1793 cuando los hermanos Montgolfier elevan un globo de aerostato. Luego de eso viene la época de los dirigibles y los países europeos, especialmente Inglaterra, Francia, Alemania son los que más comenzaron a trabajar en esto.

El término aviación empezó a escucharse en Latinoamérica recién en 1896. Se convoca a una conferencia de aviación internacional en Paris y aparece Ecuador entre las seis grandes potencias. Para 1903 ya comienzan a aparecer los intentos de elevarse con aeronaves en el cielo. En 1906 ya estaba volando el brasileño Santos Dumont. En Europa, sin embargo, es donde se centran las academias.

En nuestro país comienza con la llegada de pilotos extranjeros, especialmente de Italia. EL Telégrafo I es el primero que vuela. Aterrizó en Guayaquil y luego fue a Cuenca. Posteriormente se fue formando el criterio comercial. A nivel mundial esto sucedió en 1920.

No obstante, hay que tomar en cuenta que la aviación civil nace de la aviación militar. Después de la Segunda Guerra Mundial se constituye la Organización Mundial de Aviación Civil. En 1946 se fundió la Dirección de Aviación Civil, la primera aerolínea fue Zeta. En primera volaban por tiempos y bordeando las montañas.

¿Cuál fue el valor de Tame como línea aérea estatal?

EL valor de Tame fue muy importante. Tame pertenecía a la Fuerza Aérea y la ventaja que tenía era que trabajaban con subsidios cruzados, es decir, si yo tengo más demanda en una ciudad intento ayudar a las otras rutas para que pueden mantenerse. Tame llegó a servir a unos 18 puntos del país. También en varios de esos aeropuertos que ahora están abandonados como Esmeraldas.

Existía un criterio de planificación estructurado que poco a poco se fue disolviendo. El sistema, a mi modo de ver, debe llevarse conjuntamente. No se puede planificar tapando baches.

¿Cómo afectó la pandemia al sector aéreo?

A nivel mundial, el transporte aéreo bajó prácticamente un 75% al 80%. El Ecuador no fue la excepción. Al este tipo de transporte hay que considerarlo como una parte importante de la economía del Estado porque tiene un efecto multiplicador. Se lo debe manejar en conjunto con el turismo y el comercio.

Todos los actores del transporte aéreo deben incluirse en la planificación. Aquí no he visto organismos de usuarios. Hay reglas, pero muy escasas sobre los derechos del usuario. Es importante capacitar a la gente en la aviación.

¿Cómo podemos mejorar el transporte aéreo en Ecuador?

El incentivo que reciba una línea para poder operar depende del Estado porque como los aeropuertos principales se entregaron y hay otros que no operan. Tampoco es rentable porque el costo de operación de una aeronave es alto. Aquí el problema es la restructuración y los incentivos que pueda dar el Estado para el servicio a esos aeropuertos. La desaparición de Tame dejó un vacío si no hay un aporte del Estado.

Lo último