Publicidad spot_img spot_img

Apoya a Radio La Calle ($2,00)

Publicidad spot_img

El suicidio infantil crece en Ecuador, es la segunda causa de muerte entre niños y adolescentes

Quito, 23 ene (La Calle).- Durante una rueda de prensa del COE Nacional, la Ministra de Educación, María Brown, indicó que el suicidio en niños se incrementó durante el último año. Brown informó que se registraron, a nivel nacional, 9 suicidios de niños entre 5 y 9 años, y 59 suicidios de niños entre 10 y 14 años.

El suicidio se mantiene como la segunda causa de muerte entre niños y adolescentes, en Ecuador.

Según Brown estas cifras se deben al confinamiento por la pandemia del coronavirus, desde marzo del 2019. Asimismo, dijo que los suicidios son uno de los daños colaterales para los niños y sus familias, del cierre de escuelas.

Otros de estos “daños colaterales” es el incremento en 20% del embarazo infantil, durante la pandemia. “En 2016 se registraban 4.884 víctimas de violación; en 2017, 5.045; en 2018, 5.667 y en 2020 disminuyó a 5.450, pero esto no significaría que el delito ha disminuido sino la imposibilidad de las víctimas y sobrevivientes de denunciar”, afirmó. También señaló que la media de reportes de casos fue de 454 mensuales, en 2020.

Brown también señaló que, en el año lectivo 2020-2021, se contaron 90 mil deserciones escolares, así como un incremento de desempleo en las mujeres, que son quienes desempeñas las labores de cuidado en el hogar.

Respuesta de las autoridades

Para Brown la respuesta es el retorno a la presencialidad escolar, pues los estudios indicarían que el confinamiento es el causante del alza de suicidios en niños y jóvenes. Sin embargo, la ministra no presentó algún plan o estrategia que se enfoque en dar seguimiento y soluciones a esta grave problemática, de forma integral.

Las autoridades no han considerado que los índices de deserción escolar están estrechamente ligados a las crisis económicas familiares, al desempleo y la informalidad, que tampoco han tenido una respuesta eficiente desde el Estado. Podrían entenderse que la pobreza lleva a la deserción escolar y esta a los transtornos depresivos en los niños.

Tampoco han puesto sobre la mesa la crisis en el sector público de salud que tiene conflictos para manejar las enfermedades comunes. En este sentido, la salud mental siempre queda en segundo plano.

En su atlas de salud mental, la Organización Mundial de la Salud dice que los países de renta media como Ecuador invierten menos del 2% del presupuesto de salud en lo mental. La inversión del Ministerio y de gobiernos locales, así como la definición de políticas concretas, se hace urgente.

Las recomendaciones

Según la OMS, muchos intentos suicidas o suicidio podrían mitigarse mediante la detección temprana, la evaluación y el tratamiento apropiados y a tiempo. Con el fin de lograr esta atención integral consideran que se requiere:

  • Implementar programas comunitarios para la promoción de salud mental trabajados de manera intersectorial con educación, cultura, deportes, seguridad pública, entre otros.
  • Contar con una red de servicios de salud que garantice la continuidad de la atención al riesgo suicida en todos sus niveles.

Publicidad