El Gobierno de Lasso es presa de los vicios políticos que tanto cuestionó en campaña electoral

Quito, 06 ene (La Calle). – En tiempos de campaña y promesas, el entonces candidato de CREO, Guillermo Lasso, cuestionaba con fuerza las cuotas políticas en consulados y embajadas de Ecuador en el mundo. Ahora, ya en el poder, su Gobierno cayó en el mismo vicio que él criticaba.

“Sé que desde hace mucho tiempo los consulados y embajadas ecuatorianas son utilizadas como comodines políticos. En ellas se repite uno de los peores vicios de la política ecuatoriana: el palanqueo, el padrinazgo. Gente que llega a acomodarse, gente que pide un puesto en Nueva York porque es chévere, pero nosotros lo vamos a parar y lo haremos tan pronto lleguemos al Gobierno”, dijo en una disertación de campaña.

Puede interesarle: El periodismo ‘libre e independiente’ en la cuota política de la diplomacia

La cuota política

En la cuota política de los funcionarios del servicio exterior figuran familiares o dueños de medios de comunicación nacional e incluso abogados cercanos al presidente. En total, los nombramientos de la cuota política marcan el 34.6% de los funcionarios, un 14% más del que permite la ley.

El más reciente nombramiento fue el de Christian Oquendo Sánchez, uno de los hijos del dueño de Radio Visión, Diego Oquendo. Es el Primer Secretario en representación permanente del Ecuador ante la UNESCO, en París. Personas cercanas a los dueños de diario El Universo y el exgerente de Teleamazonas también figuran en embajadas europeas.

Por medio del decreto 188, el presidente Guillermo Lasso nombró a Helen Sophie Deller Klein como embajadora de Ecuador en Israel. Deller es la hermana del empresario Michel Deller y amiga del mandatario.

El Gobierno recibió el beneplácito de las autoridades italianas para Miguel Falconí Puig como embajador de Ecuador en ese país. Falconí ejerce como abogado desde 1972.

Lo último