Publicidad spot_img spot_img

Apoya a Radio La Calle ($2,00)

Publicidad spot_img

El Ecuador de Lasso: asaltos, sicariatos y secuestros todos los días

Quito, 11 mar (La Calle).- El secuestro y la extorsión, a cambio de cuantiosas sumas de dinero, tienen un considerable aumento en lo que va del 2023. Asi lo afirmó a Unidad Antisecuestro y Extorsión de la Policía (UNASE). 

Se estima que la cifra de extorsión ha aumentado, al menos, un 300%, en comparación con años anteriores. El pasado 2 de marzo, en solo dos días, la UNASE rescató de la Zona 8 a cuatro víctimas de secuestro. Los casos se hicieron mediáticos por reportes de familiares de las víctimas en redes sociales. 

Según los perjudicados, los extorsionadores piden sumas de dinero de hasta 50 mil dólares para liberar a los secuestrados. Los delincuentes ya no atacan a personas de clase alta, que podrían pagar esa suma. Según Héctor Franco, jefe nacional de la UNASE el secuestro ha mutado y ahora las víctimas son personas de clase media.

“Todos somos vulnerables. Antes pensábamos que las personas adineradas eran los objetivos, pero ellos cuentan con más medios de seguridad y son más difíciles de raptar”, afirmó Franco. Y agregó que “ahora, los secuestradores van tras una persona normal, que puede pagar valores pequeños en pocos plazos”.

Este modus operando es un tipo de extorsión. Los delincuentes hacen que las víctimas llamen  a personas cercanas para que les depositen grandes sumas de dinero. Para esto les obligan a decir que han sufrido algún accidente o que se encuentran en situación de riesgo, así lo hizo saber el jefe de la UNASE.

En años anteriores, era más común ver este tipo de delitos en zonas forenterizas del Ecuador, como en Lago Agrio o en Guaquillas. Ahora sucede en zonas urbanas, tal como ha pasado en la ciudad de Guayaquil. 

PARA RECORDAR…

El pasado 26 de febero tuvieron lugar dos secuestros a dos mujeres jóvenes: Estefanía Ávila y Angie Asang. Ambos delitos fueron en la ciudadela Sauces, al norte de Guayaquil.

El mismo dia que la UNASE desplegó equipos de búsqueda de las dos jóvenes. Otro secuestro se reportó en el barrio Las Orquídeas, también al norte de Guayaquil. Dos migrantes ecuatorianos con nacionalidad estadounidense, llamados Aaron y Fausto, fueron las víctimas en este caso.

Para la mayoría de estos secuestros se pidieron sumas de dinero de hasta 50 mil dólares, pero los pagos no se concretaron.

Publicidad