Publicidad spot_img spot_img

Apoya a Radio La Calle ($2,00)

Publicidad spot_img

El “Chernobyl” de EE.UU.

Quito 15 feb (La Calle).– Autoridades estadounidenses niegan a los medios de comunicación la posibilidad de dar cobertura a la tragedia ocurrida con el tren que descarriló 150 vagones liberando litros de cloruro de vinilo en el ambiente en East Palestine, en Ohio.

Internautas y medios independientes se encargaron de reportar el acontecimiento debido a la negativa del gobierno local por dar seguimiento al hecho.

El Gobernador de Ohio, Mike DeWine, se pronunció: “se pide a los residentes que viven dentro de una milla del lugar del descarrilamiento del tren que evacuen de inmediato debido a la posibilidad de una explosión”.

Lo que empezó como una tragedia escaló rápidamente a una catástrofe medioambiental que continúa afectando al estado de Ohio y sus alrededores.

El gobernador del Estado culpó a la empresa de ferrocarriles Norfolk Southern sobre el desastre ambiental.

En redes sociales, usuarios denuncian la censura por parte de las autoridades. Se reporta que han ocurrido arrestos contra quienes cubran el hecho. Se conoce que arrestaron al investigador Evan Lambert, quien cubría una conferencia sobre el accidente.

El medio Al Jazeera reportó que los ciudadanos de Ohio se sentían enfermos, los peces y ranas de las riberas más próximas murieron, así como animales de granja y mascotas.

Muchos habitantes presentaron demandas en contra de la compañía responsable del derrame.

Barrera mediática

Los grandes medios de comunicación se han enfocado en la cobertura de supuestos Onvis y sus supuestos avistamientos. Las teorías acerca de los avistamientos llenaron las redes sociales desviando la atención de la catástrofe en Ohio.

La atención de los grandes medios de comunicación está dispersa. The Guardian dio seguimiento al conflicto bélico de Rusia con Ucrania. USA Today, CNN, DW ignoraron la existencia de la crisis ambiental dando mayor atención a la temática de los supuestos globos de observación de origen chino y afirmaciones por parte de las Fuerzas Aéreas de que no hay nada por qué preocuparse. (O.S.V)

Publicidad