Publicidad spot_img spot_img

Apoya a Radio La Calle ($2,00)

Publicidad spot_img

Gobierno entregará proyecto de Ley de Aguas en diciembre, dice que no privatizará el recurso

Quito, 22 mar (La Calle).– Hoy, en un evento por el día del Agua en el Parque Nacional Cotopaxi, el Ministro de Ambiente, Agua y Transición Ecológica, Gustavo Manrique, anunció que el agua no se privatizará por este Gobierno. Dijo que el Gobierno trabajará de manera conjunta con la sociedad, a través de alianzas público comunitarias.

El proyecto contempla levantar información técnica de manera colectiva sobre el agua, y establecer las alianzas estratégicas pertinentes en una primera instancia. La segunda fase consta de trabajo conjunto entre el Gobierno, instituciones, organizaciones y líderes sociales, activistas y figuras comunitarias. La tercera consiste en la sistematización, redacción y socialización de la nueva ley qu está en construcción.

Mediante la instalación de mesas técnicas, se construirá la nueva ley llamada ‘Ley Para la Gestión Integrada de los Recursos Hídricos’. Manifestaron que, la actual Ley de Aguas presenta inconstitucionalidades y que la Corte Constitucional (CC) dictaminó que la Asamblea Nacional debe aprobar una nueva.

Según las autoridades, el Gobierno pretende evitar los anteriores vacíos constitucionales a través de 4 ejes: corresponsabilidad, representatividad, gobernabilidad y garantías de derechos. Para ello, dijeron, considerarán un criterio técnico, jurídico y uno social. Prevé que la nueva Ley para la Gestión Integrada de los Recursos Hídricos sea presentada por el Ejecutivo para su posterior aprobación en el Legislativo, en diciembre de este año.

Por otro lado, la CONAIE se congregó en el parque de El Arbolito donde realizó un ritual y posteriormente marcharon hacia la Asamblea Nacional para entregar el primer borrador de su proyecto de Ley de Aguas. El líder de la organización, Leonidas Iza, dijo que el agua no puede ser privatizada, sino gestionada de manera pública y comunitaria.

Asimismo, dijo que el orden de prelación no puede priorizar a las industrias y que hay que otorgarle una nueva institucionalidad pública al agua.

Publicidad