https://www.google.com/url?sa=i&url=http%3A%2F%2Fwww.sela.org%2Fes%2Fprensa%2Fservicio-informativo%2F20190426%2Fsi%2F41963%2Ffranjaruseda&psig=AOvVaw2LIph6sagti7xFiNHXLRZu&ust=1601131099780000&source=images&cd=vfe&ved=0CAIQjRxqFwoTCJi9manEhOwCFQAAAAAdAAAAABAD

La Embajada de Estados Unidos en Argentina publicó un video sobre el proyecto de China llamado “La Nueva Ruta de la Seda”. Una propuesta que pretende fortalecer sus vínculos económicos y políticos por el mundo, entre los cuales se encuentra, América del Sur.

Para la Embajada estadounidense, uno de los desafíos a los que se enfrentan los países al aceptar esta iniciativa es que durante cinco años entreguen el 80% de producción hidroeléctrica, petrolera etc., a cambio de un préstamo.

El video toma como ejemplo la Hidroeléctrica Coca Codo Sinclair, en Ecuador. Menciona que la empresa China que la construyó hizo caso omiso a las normas de seguridad y calidad, causando inundaciones en las granjas río abajo; además, la presa estaría funcionando, actualmente, a la mitad de su capacidad.

La publicación continúa citando un informe independiente (no menciona la fuente) en el que analiza como China plantea este proyecto, aparentemente, como de desarrollo económico que puede desembocar en consecuencias graves como el endeudamiento, corrupción, y control de los recursos.

Finalmente, y como una opción para evitar la «catástrofe» creada por China, el video presenta un EE.UU. que ofrece préstamos que no ahogan al país acreedor, a través de un comercio libre y justo, que recibe miles de millones de dólares del sector privado. Un beneficio que ofrece crecimiento económico a largo plazo.

¿Qué pasó cuando EEUU «salvó» a Ecuador?

Para el Ecuador, la experiencia de pedir préstamos a entidades de los EE.UU., como el FMI, no ha traído crecimiento económico para la ciudadanía, sino todo lo contrario, precarizó el trabajo, se dejó a un millón de personas sin empleo, se concesiono empresas públicas, se aumentó la deuda pública y se redujo el gasto fiscal importante para el desarrollo de sectores como el de la educación, la salud y la producción.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *