Quito, 19 may (La Calle).- El ministro de Finanzas, Richard Martínez, anunció este martes que los despidos continuarán en el sector público, esta vez afectando a comunicadores, conductores y personal de limpieza, que, según él, “se pueden optimizar y difícilmente volverán a la normalidad”. 

“Hay contratos ocasionales que tienen fecha de vencimiento. Hay labores en el área de comunicación dentro de los ministerios que se pueden optimizar. Por ejemplo, las movilizaciones o los servicios de asistencia (de limpieza) de las oficinas. Estas áreas están paralizadas y muy difícilmente van a volver a la normalidad con el pasar del tiempo”, aseguró Martínez en entrevista con medios locales.

De acuerdo a los cálculos del funcionario, y como si no se tratara de seres humanos desempleados de los que habla, el Gobierno planea “ahorrar” USD 980 millones por estos despidos. “En masa salarial tenemos un objetivo de ahorrar USD 980 millones hasta final del año. Empezamos con una cuestión muy inmediata que nos garantiza 500 millones de dólares; pero iremos cerrando más plazas. También vamos a cerrar más empresas públicas”, dijo. 

De acuerdo al asambleísta de la Revolución Ciudadan Juan Cristóbal Lloret, estas medidas responden a las imposiciones que hizo el Fondo Monetario Internacional (FMI) para otorgar créditos al Ecuador. 

Al anuncio de estos despidos, el gobierno adelantó en horas de la mañana la reducción el salario de los trabajadores del sector público en un 25%, a cambio de la reducción de dos horas en su carga laboral. 

“En el caso de la Función Ejecutiva, para cuidar la salud de nuestros funcionarios públicos, evitar aglomeraciones y para generar un ahorro, los servidores pasarán a trabajar seis horas diarias, en lugar de las 8 de hoy, y recibirán la remuneración por esas seis horas, priorizando el teletrabajo”, dijo el mandatario en una cadena nacional.

Esta medida de precarización de la vida de los trabajadores del país se suma al anunció de la internacionalización del precio de los combustibles. Según Moreno, el sistema que maneja el país no permite tener la reducción de precios de la que gozan otros países ante la caída del precio del petróleo. “En adelante, con la fórmula que aplicaremos, se establecerá una banda que impida que el precio de la gasolina y diésel suban drásticamente si el precio del petróleo sube”. Moreno no dio detalles de la “fórmula”.

Asimismo, anunció que eliminará la empresa de Medios Públicos y otras seis empresas más. Vamos a eliminar siete empresas públicas: Ferrocarriles, Siembra, Medios Públicos, Crear, Ecuador Estratégico, Correos del Ecuador y la Unidad Nacional de Almacenamiento”, dijo el mandatario.