Quito, 14 ene (La Calle).- El Reporte Global de Competitividad, que realiza el Foro Económico Mundial cada año, reveló que Ecuador descendió del puesto 86°, en el que estaba en 2018, al 90°, en 2019, en cuanto al nivel de prosperidad del país por la administración de sus recursos, con respecto a los 141 países que componen el ranking.

La calificación que Ecuador obtuvo en 2019 fue de 55,74 en el índice de competitividad, mientras que en 2018 era de 55,85.
Ecuador desde el año 2014, cuando estaba en el puesto 71°, ha ido en declive en este análisis financiero.

Entre las causas se encuentran las medidas económicas que quiso implementar el gobierno de Lenín Moreno, entre ellas están: la eliminación del subsidio a los combustibles, la supresión de impuestos a la importación de tecnología, la reducción de aranceles para maquinaria, la baja de impuestos a vehículos de menos de USD 32 000, la renovación de contratos ocasionales con 20% menos de remuneración, la reducción de vacaciones para los empleados públicos y el aporte de 1 día de su salario mensual.

Dichas medidas responden al acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para el préstamo de un total de USD 4.200 millones, valor por el cual el FMI impone sus propias reglas de pago, comprometiendo la situación económica del país a largo plazo.

El rechazo a las medidas provocó un estallido social, donde participaron transportistas, docentes, estudiantes y organizaciones sociales, quienes consideran que las reformas afectan a los más vulnerables y solicitan su anulación y la salida del poder de Lenín Moreno. Los 11 días de paros y protestas generaron un estancamiento económico que provocó a pérdidas millonarias en octubre.

El Banco Central del Ecuador (BCE) reveló que la economía ecuatoriana decreció en -0,1% en el tercer trimestre de 2019, debido al comportamiento del Productor Interno Bruto (PIB), donde hubo una menor dinámica de la formación bruta de capital fijo y del consumo final del gobierno general, el cual disminuyó en -3.0% y -2.8% respectivamente.

Para medir el índice de competitividad se analizan 12 parámetros, estos son: instituciones, infraestructura, la adopción de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TICs), estabilidad macroeconómica, salud, educación, mercado de bienes, mercado laboral, sistema financiero, tamaño de mercado, dinamismo en los negocios e innovación.

Los países de América Latina que ocupan los primeros puestos son: Chile a la cabeza, seguido por México, Uruguay, Colombia y Costa Rica, mientras que los últimos son: Venezuela desde el fondo de la tabla, seguido por Nicaragua, Bolivia, Honduras y El Salvador.

CP/EC/CM