Publicidad spot_img spot_img

Apoya a Radio La Calle ($2,00)

Publicidad spot_img

El discurso del “enemigo interno” pone en riesgo a los defensores de derechos en el Ecuador

Quito, 28 jul (La Calle).– La Federación Internacional por los Derechos Humanos (FIDH) alertó sobre el riesgo para personas defensoras de derechos en el Ecuador, debido a la construcción del discurso del “enemigo interno” en los medios de comunicación.

Este 28 de julio, las organizaciones ecuatorianas del FIDH manifestaron su preocupación por los relatos descritos en diferentes medios de comunicación que se manejan bajo la construcción del discurso de un “enemigo interno” que se debe combatir.

Las organizaciones aseguraron que este discurso pone en riesgo la vida y seguridad de las personas defensores de los derechos y del territorio.

Así también, la FIDH que alberga a más de 192 organizaciones de Derechos Humanos de 117 países señaló que las personas en defensa de los derechos están siendo víctimas de constantes actos de violencia, criminalización o difamación por parte de los medios de comunicación.

“Según informes de Global Witness se registró a nivel mundial asesinato de 227 personas defensoras de la tierra y el medioambiente en 2020”, indica el informe.

Además, se señaló a América como el territorio más peligroso.

Según estos informes, desde el 2015 casi el 30% de los asesinatos están relacionados con la explotación de recursos forestales, minería, agroindustria, represas hidroeléctricas y otro tipo de infraestructura.

Obligación del Estado ecuatoriano

Cabe recalcar que es obligación del Estado garantizar entornos seguros para la defensa de los derechos y territorios, según lo establecido por el Acuerdo Regional de Escazú.

“Esto incluye frenar cualquier acción u omisión que busque intimidar o amedrentar a las personas defensoras e investigar cualquier acto que pone en riesgo su vida”.

En el documento se recalca la importancia de la participación del Estado ecuatoriano junto con organismos regionales, medios de comunicación nacionales e internacionales para prestar atención a los editoriales, entrevistas y declaraciones de cada persona que pueda poner en riesgo la integridad de las personas defensoras de los derechos.

“Hacemos un llamado a los medios de comunicación que tienen la responsabilidad de evitar difundir mensajes que generan odio, discriminación o estigmatización hacia la labor de las personas que ejercen su labor en defensa de los DDHH”.

Publicidad