Descubren una nueva variante del coronavirus en Francia

Fuente: DW

Según reporta DW, justo en el momento en que se empieza a establecer que -a pesar de su rápida expansión- la variante ómicron suele provocar un curso más suave de la enfermedad que la delta, aparece una nueva variante de la que se desconoce su peligrosidad y origen.

La nueva mutación del coronavirus se detectó en Francia a principios de diciembre en un viajero que regresaba de Camerún, según el Instituto Hospitalario Universitario Méditerrannée (IHU) de Marsella. Hasta ahora, las autoridades han identificado doce personas contagiadas con esta variante.

El Instituto Hospitaliario Universitario de Marsella, en el origen de este descubrimiento, comunicó el pasado 9 de diciembre en su cuenta de Twitter, que había bautizado esa variante con sus propias siglas, IHU.

Más mutaciones que ómicron

La llamada B.1.640.2 tiene 46 mutaciones en una «combinación atípica» y, por lo tanto, tiene más que ómicron -con 37-, según un estudio previo que aún no ha sido revisado por otros expertos. Las ya conocidas mutaciones N501Y y E484K también se encuentran en la nueva variante.

La N501Y, por ejemplo, se detectó inicialmente en la variante alfa y hace que el patógeno se una fuertemente a las células humanas y, por ende, se propague con mayor facilidad en el cuerpo. En tanto, la E484K pertenece a las llamadas mutaciones de escape que se anidan directamente en la proteína de la espiga, lo que posiblemente podría perjudicar la eficacia de las vacunas.

Poco se sabe sobre su peligrosidad y origen

Pero el impacto de estas mutaciones y si la variante B.1.640.2 es realmente más infecciosa que el virus original SARS-CoV-2, no se puede determinar con los datos disponibles y el poco número de casos. Tampoco se sabe sobre el origen de esta nueva variante. Por más que se haya descubierto en una persona que viajó desde Camerún, esto no significa que se originó allí.

Sin embargo, las bajísimas tasas de vacunación favorecen la aparición de nuevas mutaciones del coronavirus. Según datos de la Universidad Johns Hopkins (EE. UU.), la tasa de vacunación en Camerún ronda actualmente el 2,4%. Y mientras no se impulse una campaña de vacunación a nivel mundial, siempre se desarrollarán nuevas variantes en algún lugar, que a veces son más inofensivas o más peligrosas.

Lo último