Apoya a Radio La Calle ($2,00)

Desastre de La Gasca: “Todos son culpables”, dice Brith Vaca

Pamela Benalcázar Villaba

Quito, 16 feb (La Calle).- La vicealcaldesa Brith Vaca sostuvo que la culpa del aluvión en La Gasca es culpa de todos. “Hay un informe de la Universidad Central y sí, efectivamente, todos tenemos responsabilidad, no solo este Consejo, también Concejos anteriores” dijo.

Asimismo, Vaca señaló que si bien el aluvión en La Gasca fue producto de las lluvias, fue un desastre que se pudo prevenir. Mencionó como causas del problema a los asentamientos ilegales, los traficantes de tierras, las ordenanzas del municipio, la inoperancia de los asambleístas y de entidades del gobierno como el BIESS.

Respecto al control de las zonas, dijo que la Agencia de Control está sobresaturada y que necesitan la ayuda de la policía para realizar el seguimiento de los asentamientos irregulares que ocurren en Quito.

Aseguró que el tema de tratamiento de las quebradas se trató el año anterior y que ella, personalmente, ha fiscalizado y verificado que los plazos establecidos para la auditoría se cumplan.

Manifestó que, a pesar de que este problema se registra desde hace más de treinta años, la problemática se agudizó en 2011 con las ordenanzas del Código Orgánico de Ordenamiento Territorial (COOTAT) y el empleo del término “interés social”, que ha sido interpretado a conveniencia. “El problema es de los administradores que han legalizado el tráfico de tierras”, explicó.

Espera que la nueva presidenta del Concejo de Ordenamiento trabaje en conjunto y elabore nuevas ordenanzas para tratar el tema de asentamientos.

El municipio sí ha brindado ayuda, el problema son los ciudadanos

“Lamentablemente la gente es bien desordenada. Por eso la ayuda no llegó a las personas que en verdad lo necesitaban. Sin embargo, con el levantamiento de las fichas técnicas ya se están haciendo llegar las donaciones a los afectados de La Gasca”, señaló.

“En primera instancia, la Secretaría de Salud dio apoyo psicológico a las familias afectadas, se empezó a recolectar las fichas técnicas y a entregar kits, tuvieron donaciones de funerarias para palear la situación del momento”, puntualizó.

Otros puntos de riego en la ciudad

A pesar que no hay un cálculo de las personas que deberían ser reubicadas en Quito, según Vaca, hay un informe elaborado en 2012 que alerta el riesgo que corren algunas familias alojadas en las cercanías de la quebrada Carretas. “Hay daños estructurarles en 12 viviendas que deben ser relocalizadas”, dijo.

Añadió que la ausencia de un levantamiento de datos técnico y jurídico y la falta de voluntad política hace que el tema sea difícil de manejar.

Asimismo, Vaca señaló que en ocasiones anteriores advirtió que estas catástrofes se veían venir. “Desde el inicio he hablado de esto, la importancia de proteger las laderas, presenté observaciones (…) los concejales abrieron los ojos, pues en los últimos días he recibido llamadas en donde me dan la razón”, sostuvo.