Delivery cuántico. Photo by Michael Dziedzic on Unsplash

Sebastián Tamayo Villarroel / @tamayo95se

El delivery es un servicio que cobró fuerza durante el aislamiento por la emergencia sanitaria. Consiste en llevar los productos que adquieras hasta la puerta de tu domicilio. Este modelo de negocio no solo acaparó el intercambio económico por servicios o productos. La pandemia ha evidenciado de modo contundente que el intercambio de votos en la Asamblea por cargos públicos, repartos de hospitales y demás, son parte de un penoso menú del Gobierno.  

En el marco de la presunción de inocencia, nos referiremos a estas evidencias como “presuntos” casos de corrupción. La semana concluye, una vez más, con un nuevo escándalo de corrupción. En esta ocasión, el telón abierto expuso a la ministra de Gobierno tras la difusión de los chats, entregados a la Fiscalía por el ex asambleísta Daniel Mendoza. la ridícula trama demuestra el modus operandi del delivery legislativo.

Resulta que, a cambio del archivo del juicio político de María Paula Romo, puesto en manos de la comisión de fiscalización de la Asamblea, y gracias a los votos de los panas de Mendoza, apareció una cuponera con cargos directivos en hospitales, gobernaciones, entre otros.

A raíz de ello, como si se tratara de un servicio a domicilio, los pedidos se realizaban por WhatsApp, con un tiempo medio de entrega. En caso de existir devoluciones, como sucedió en la Gerencia zonal del Banco de Desarrollo del Ecuador (BEDE) con la remoción de Karina Bardelini, vicepresidenta del Movimiento de Mendoza, la solución era inmediata. Según los chats del ex asambleísta, fue él quien sugirió a Karen Argandona como remplazo de su cuota en el BEDE.

Mendoza expuso, además, un cuadro bastante lúdico donde muestra la lista del gran reparto. Junto a Bucaram y Mendoza, se suman, presuntamente, 19 legisladores más. Nos queda Al parecer, el poder cuántico tenía claro que el cliente siempre tiene la razón. Comprobado, el hombre del maletín tiene nombre, apellido, acceso a medios y nuevas tecnologías para el reparto.

Ver más artículos de Sebastián Tamayo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *