Por: Daniela Rizzo /@loinquieto

En esta saga de fantasía existe un mundo mágico oculto en nuestras ciudades y campos. Son personas brujas y magos que caminan entre nosotros. Pero estas personas que pueden volar sobre escobas y usan varitas no son tan distintas a nosotros. En realidad, sus acciones y conflictos sociales son idénticos a los nuestros.

El personaje principal es Harry Potter, un niño que creció con sus tíos sin saber que existe el mundo de la magia y que él es un mago. Sus padres fueron asesinados y él quedó huérfano y al cuidado de unos tíos que no tenían más que maltratos para él.

Harry se sorprende al conocer que es un mago y que es aceptado en un colegio en donde conocerá todo sobre hechizos y transformaciones. Además, allí conocerá a sus mejores amigos: Ron y Hermione.

También se encuentra con que entre los magos también hay grupos sociales que discriminan y hasta buscan asesinar a «los que no son puros». Esta es una clara referencia a grupos antisemitas, racistas y genocidas que todavía existen en nuestro mundo real.

Es inevitable no hablar sobre las películas de Harry Potter y el gran impacto que han tenido en la cultura popular. Esta saga es genial para motivar la lectura en niños y adolescentes. Y tal vez sí existen los magos.