Quito, 28 jul (La Calle) La Fundación Orquesta Sinfónica Juvenil del Ecuador (FOSJE) cumple 25 años, formando a un gran número de profesionales que hoy enlistan las principales entidades musicales, públicas y privadas del país.

La FOSJE es pionera en utilizar la música orquestal, coral y vocal para niños y jóvenes de bajos y medianos recursos económicos, como una poderosa herramienta de inclusión social. Niños y niñas se educan desde los 5 años, mediante una audición jóvenes a partir de los 12 años ingresan a la Orquesta Sinfónica Juvenil de Quito.

La Fundación cuenta con 25 maestros, la mayoría formados en la Fundación. Desde el año 2014, trabajan con el programa de educación especial, dirigido a niños, jóvenes y adultos con discapacidades auditivas, síndrome de down, asperger, autismo, dificultad de aprendizaje y distrofia muscular leves.  A través de audiciones, con un exigente jurado internacional y luego de 12 años de arduo trabajo, se convirtió en la Orquesta Filarmónica del Ecuador FOSJE, integrada por 90 jóvenes profesores.

Esos profesores han sido seleccionados para participar en eventos internacionales y han realizado giras por países latinoamericanos y europeos, presentándose con éxito sin precedentes. Gracias al apoyo de la empresa pública y privada, FOSJE continúa formando a niños y jóvenes, impulsando sus talentos e incluyéndolos en la sociedad a través de la música.