Crisis dirigencial en El Nacional enloda la historia del Bi-Tri

Quito, 09 Dic (La Calle).- Noviembre de 2020 pasará a la historia del C.D El Nacional como un tiempo turbolento, inestable, polémico. El mismo se traduce en un capítulo tenue cuyo periodo de desorientación empieza a generar presagios desalentadores en el corazón del equipo: sus hinchas. A continuación repasamos los hitos que han profundizado la debacle de la escuadra “Bi-Tri”.

Un dirigencia sin norte

El 21 de junio de 2019, Lucía Vallecilla se convierte en la primera mujer en ganar la presidencia de un club de primera categoría del fútbol nacional y la primera en la liderar la dirigencia del C.D El nacional. 415 votos (de un total de 739 socios habilitados para sufragar) le otorgaron la victoria.

Para ese entonces, Vallecilla no era una desconocida en el escenario del fútbol profesional. Su figura ya había resaltado durante el escándalo del FIFA Gate (2015). En esa época, su carta de presentación fue ser la abogada de Luis Chiriboga Acosta, ex presidente de la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF), quien fue condenado a seis años de cárcel por lavado de activos.

La gestión de Lucía Vallecilla al frente de El Nacional no cuenta con la suficiente cantidad puntos positivos en cerca de año y medio. Uno de sus principales objetivos fue clasificar al equipo a los play-offs de la temporada 2019. La misión se la encomendó al estratega argentino Marcelo Zuleta. Al cierre de ese año, los “puros criollos” se quedaron a dos puntos (noveno, con 44 puntos en la tabla general) del grupo que disputó el título.

Con la clasificación a primera fase de Copa Sudamericana como premio consuelo, la dirigencia y el, en ese entonces, director técnico entablaron negociaciones. Sin éxito. Acontecimiento que sería la punta de lanza en el futuro inmediato.

Un banquillo vacío

397 días después, cuatro entrenadores pasaron por el banquillo de El Nacional: el colombiano Eduardo Lara (que dirigió 4 partidos y que prefirió quedarse en su país tras la paralización del torneo a causa del Covid-19), el argentino Jorge Montesino (ex asistente de Marcelo Zuleta, quien disputó 13 encuentros), el ecuatoriano Javier Rodríguez (que se quedó 13 días) y el ex tricolor, Édison Méndez (que permaneció en el equipo por 17 días).

Luego de todo este proceso, en cuyo avance el plantel se ubicó en el penúltimo puesto de la clasificación general de la LigaPro con 22 puntos, la dirigencia volvió a contactar a Marcelo Zuleta. Sin éxito en la negociaciones.

«Estuve esperando un par de horas en el complejo, después me llamó la doctora (Lucía Vallecilla) y me dijo que no voy (…) No le pedí explicaciones, estoy dolido»,  manifestó el entrenador Zuleta durante una entrevista con Radio Cobertura. Al momento, el plantel no cuenta con un entrenador oficial para el resto de la temporada.

Divorcio entre jugadores y dirigencia

Las deudas entre dirigencia y miembros del primer equipo se han convertido en la manzana de la discordia a la interna del club. De hecho, el estratega que menos tiempo duró en el equipo, Javier Rodríguez, aseguró que estos inconvenientes representaban un obstáculo para poder trabajar.

Uno de los momentos más tensos de esta situación ocurrió entre el ex guardameta criollo, Johan Padilla y Lucía Vallecilla. El primero acusaba a la presidente de deudas pendientes en el actual año, así como primas pendientes desde el 2017. Por su parte, Vallecilla acusó al jugador de ser el principal responsable detrás de la indisciplina de algunos de los jugadores de El Nacional.

Luego de constantes negociaciones, Padilla abandonó el club y prefirió partir hacia el Delfín S.C. Todo esto luego de recibir sanciones y reclamos por parte de la presidenta.

Malestar en la hinchada

El pasado 21 de noviembre, un grupo de personas que lucían las camisetas del equipo irrumpió en las instalaciones del complejo deportivo del club en Tumbaco. Varios de ellos, expresaron su malestar por los resultados de la plantilla. A ello se sumaron otros actos vandálicos.

“Rechazamos el violento asalto a las instalaciones del complejo de Tumbaco por parte de mal llamados hinchas, que además de destruir el mural del ingreso, rompieron los protocolos de bioseguridad, arriesgando la salud de jugadores, cuerpos técnicos, trabajadores y directivos» expuso Vallecilla a través de las redes oficiales de El Nacional.

A falta de cuatro partidos para culminar la temporada, el equipo criollo es uno de los principales candidatos para el descenso. La última vez que milito oficialmente en la Serie B del balompié nacional fue en el año de 1979.

Lo último