Covid-19: El Gobierno invalida los resultados de las pruebas rápidas, aunque invirtió en 8.922 test

Quito, 27 abr (La Calle).- Desde el 6 de abril, cuando la Secretaría Nacional de la Presidencia (Secom) dio a conocer la llegada de las primeras pruebas rápidas, el Ecuador aplicó 8.922 de los test.

Sin embargo, casi dos meses después el Ministerio de Salud (MSP) da a conocer que, a escala internacional, solo son las pruebas PCR las homologadas.

“Solo estas pruebas otorgan certeza diagnóstica a la ciudadanía”, indica el comunicado del MSP, contradiciéndose incluso en la campaña que realizó a favor de las pruebas rápidas.

El 6 de abril, el viceministro de Gobernanza y Vigilancia de Salud, Julio López, afirmó que las pruebas rápidas para Covid-19 estarán disponibles en todo el país desde esa fecha.

El 11 de abril, por ejemplo, las Brigadas multidisciplinarias aplicaron 600 pruebas rápidas para COVID-19 en zonas vulnerables de Babahoyo y el 16 de abril, Juan Sebastián Roldán, Secretario del Gabinete; Agustín Albán, Secretario de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación; Paúl Granda, Presidente del IESS; y Juan Fernando Velasco, Ministro de Cultura realizaron recorridos en Guamaní, al sur de Quito para aplicar los test.

Solo Ecuador invalida las pruebas rápidas

Según la revista especializada en salud en Madrid España, Gaceta Médica, tanto los test PCR como las pruebas rápidas “sirven para comprobar si una persona está infectada o no por el Covid-19”.

La única diferencia es que las pruebas PCR detectan un fragmento del material genético de un patógeno o microorganismo, pero el diagnóstico presenta cierto grado de complejidad y requiere personal entrenado y preparado para su correcta realización. En cambio, las pruebas rápidas son capaces de detectar anticuerpos producidos frente al virus, no necesitan de personal especializado y su resultado tarda entre 10 a 15 minutos.

Si otros países han avalado a las pruebas rápidas, entonces cabe preguntar ¿por qué no Ecuador? Con la eliminación de la estadística de casos positivos detectados por pruebas rápidas, la cifra de contagiados disminuirá y, por ende, la curva de contagio caerá. Es una de las determinantes para que el país apruebe levantar el aislamiento.

Lo último